Red Troncal, más viva que nunca

0

Ahora que conocemos el título de concesión que el Instituto Federal de Telecomunicaciones otorgó a CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos (CFE Telecom), empiezan a despejarse algunas dudas sobre el proyecto de conectividad de la administración del presidente López Obrador. Hoy queda claro que CFE Telecom no prestará servicios al usuario final en ninguna población que cuente con servicios de Internet al hogar, ya sean a través de fibra óptica o redes de cobre, salvo en espacios públicos, como plazas, hospitales, escuelas y edificios gubernamentales. También quedó claro que no podrá prestar servicios mayoristas a terceros, con lo cual se mantiene abierta la posibilidad de llevar a cabo el proyecto de la Red Troncal.

Curiosamente, lo que hace unas semanas parecía la puntilla de la Red Troncal se puede convertir en el principal incentivo del gobierno Federal para retomar la licitación de la asociación público-privada que habría de llevar a cabo el proyecto. La lógica es simple. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene alrededor de 25 mil kilómetros de fibra óptica que pueden ser utilizados para prestar servicios de telecomunicaciones entre distintas ciudades y pueblos de todo el país, pero la red no es continua y carece de capacidades de interconexión a lo largo de su ruta, lo que requiere cuantiosas inversiones. Para que CFE Telecom pueda llevar servicios de Internet a poblaciones que hoy no lo tienen, necesariamente se necesita interconectar a alguna red troncal, que puede ser de la propia CFE, de terceros o compartida mayorista. El problema que tendría la CFE para crear una red troncal propia tiene dos vertientes: la legal y la económica. Legalmente, CFE no puede prestar servicios a terceros (salvo en poblaciones donde nadie más preste el servicio), por lo que tendría que asumir en su totalidad y a fondo perdido el costo de inversión, operación y mantenimiento de su red troncal. Por su parte, contratar los servicios mayoristas de alguna red troncal privada (Telmex, GTAC, etc.) implicaría la obligación de hacer pagos mensuales por los servicios recibidos con cargo directo al presupuesto de la CFE. La tercera opción, y la más viable desde mi punto de vista, sería continuar con el proyecto de la Red Troncal mayorista establecido en el artículo Décimo Quinto Transitorio de la reforma en telecomunicaciones.

La reforma obliga a CFE a transferir todos los activos relacionados con los 25 mil kilómetros de fibra óptica a Telecomunicaciones de México; la que, a su vez, ya cuenta con un título de concesión comercial para instalar, operar y explotar la Red Troncal mayorista y compartida sobre la infraestructura de CFE, a través de una asociación público-privada, en la que los particulares ganadores harían las inversiones necesarias, sujetas a ciertos compromisos, como podría ser, entre otros, permitir el uso sin cargo a CFE de la capacidad que requiera CFE Telecom para cumplir con su objeto. A diferencia de CFE Telecom, Telecomunicaciones de México sí puede prestar servicios mayoristas a terceros en todo el territorio nacional, por lo que su operación no sólo sería autosustentable sino también rentable.

De esta manera, (i) CFE Telecom podrá cumplir su objeto sin derroches ni inversiones injustificadas; (ii) se utilizaría eficientemente la infraestructura del Estado sin necesidad de hacer cuantiosas inversiones y a cambio de compromisos sociales certeros; (iii) la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a través de Telecomunicaciones de México, tendría una red de transporte de alta capacidad actualizable con base en un calendario de inversión predeterminado; (iv) se incorporaría a nuevos competidores en el mercado de telecomunicaciones, y (v) no menos importante, se cumpliría con el mandato constitucional vigente.

Del mismo modo, así como el proyecto de CFE Telecom puede ser el detonante que necesita la Red Troncal, hay cientos de poblaciones con empresarios locales que ya prestan el servicio de Internet por cable de cobre que estarían dispuestos a invertir en anillos de fibra óptica en sus poblaciones de la mano de CFE Telecomm. Asimismo, existen interesantes proyectos comunitarios que pueden ser autosustentables con un empujoncito por parte de CFE Telecom y Telecomunicaciones de México. Si el gobierno logra que cada quien haga lo que mejor sabe hacer podemos avanzar mucho y rápido.

Share.

About Author