Open source, la fuerza de todos contra el COVID-19

0

2020.03.23

Los momentos de crisis suelen ser tiempos de innovación forzada por las circunstancias. La expansión del COVID-19 no es la excepción por su naturaleza como enfermedad para la que no existe cura ni vacuna y cuya tasa de mortalidad es más alta que otras enfermedades respiratorias virales. Frente a un escenario de rápido contagio y la posibilidad de que colapse a los sistemas de salud de todos los países, organizaciones e individuos buscan soluciones para incrementar su capacidad de detección y control de la enfermedad. A su vez esto ha impulsado a personas y organizaciones para usar un modelo de desarrollo de tecnología llamado open source (fuente abierta) que permite crear y divulgar innovaciones de manera rápida y, sobre todo, accesible para todos.

Este modelo nació en 1998 cuando un grupo de programadores de software se reunieron en California para aprovechar una decisión de la empresa Netscape de poner a disposición del público el código de su programa navegador de la red homónimo, antecesor del actual Firefox. Dicho grupo creó una serie de reglas denominadas Open Source Definition que determinan la naturaleza y características de un proyecto creado bajo este modelo. Básicamente un proyecto de fuente abierta implica una producción colectiva donde la propiedad intelectual generada (planos, procedimientos, prototipos, métodos, etc.) por los desarrolladores puede ser copiada, distribuida y modificada libremente sin costo alguno por cualquier persona que así lo desee.

Inicialmente los proyectos de fuente abierta estaban limitados a piezas de programación computacional, pero bajo este modelo se pueden crear también dispositivos mecánicos y electrónicos (open-source hardware) e incluso investigaciones científicas (open science). En el caso del COVID-19, en las últimas semanas han emergido iniciativas ciudadanas que están buscan crear herramientas para acelerar la recuperación de los enfermos y disminuir el riesgo de contagio.

Ventiladores mecánicos

Se estima que alrededor del 5% de los infectados con COVID-19 podrían requerir algún tipo de asistencia para respirar pues en tales pacientes los pulmones perderán capacidad para absorber oxígeno por acumulación de líquido en su interior. Para ello existen aparatos llamados ventiladores mecánicos que bombean aire u oxigeno hacia los pulmones para mantenerlo en condiciones para combatir la infección. Desafortunadamente la cantidad de ventiladores disponibles en el mundo es a lo sumo de pocos cientos de miles, cuando millones de aparatos serán requeridos en pocas semanas a medida que la epidemia se expanda globalmente.

Empresas como la automotriz GM han anunciado su intención de ayudar a productoras de ventiladores mecánicos para incrementar su producción, pero también han surgido iniciativas como Open Source Ventilator para diseñar ventiladores mecánicos fáciles de producir usando técnicas como la impresión 3D y piezas baratas y disponibles. En Latinoamérica otra iniciativa llamada InnspiraMED busca unir organizaciones educativas colombianas para crear ventiladores mecánicos con pocas piezas y de sencillo ensamblaje.

Respiradores

A diferencia de los cubrebocas comunes, los respiradores están hechos con materiales que impiden el paso de agentes virales hacia nariz y boca. Al igual que los ventiladores mecánicos, estos productos se encuentran sometidos a una demanda explosiva por lo que un grupo de médicos del Boston Children’s Hospital crearon un respirador a base de materiales existentes en los almacenes de cualquier hospital y que además son de bajo costo. Los médicos publicaron diagramas e incluso un video explicativo sobre su ensamblaje y operación en YouTube.

Exámenes para detección de COVID-19

Como se sabe, las pruebas de detección del virus son la herramienta más útil para su control en tanto permiten a las autoridades sanitarias conocer rutas de transmisión y hallar las comunidades que la pandemia afecta en su avance. Un grupo de más de 300 miembros de las comunidades médica y bioquímica se encuentran trabajando en el proyecto Covid19DetectionKit para crear métodos de detección del virus SARS-CoV-2 responsable de la enfermedad de manera segura, fiable, rápida y económica, lo que abriría la puerta a identificar más personas portadoras del virus y así detener las cadenas de transmisión.

Share.

About Author