Revisión de preponderancia

0

El día de ayer el Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones (IDET), del cual soy miembro, emitió un comunicado en el que hace una sinopsis de la consulta pública que realizó el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), respecto a las medidas de preponderancia en las telecomunicaciones.

La consulta tenía el propósito de conocer la opinión de diversos actores del sector, entre ellos académicos, especialistas, fondos de inversión, los usuarios, y por supuesto, la industria, en torno a la eficacia o no de la regulación asimétrica impuesta al agente económico preponderante de las telecomunicaciones (Telmex/Telcel).

Lo primero que hay que destacar es la abundante cantidad de opiniones que recibió el órgano regulador. Se registraron 490 documentos. Número inusual de opiniones en este sector caracterizado por su alto grado de especialización. Es muy raro ver una consulta pública del órgano regulador, desde la época de la Cofetel, que rebase 100 opiniones.

El IDET, después de una minuciosa revisión, detectó que 91 por ciento (448 de las 490) de las entregas, respondían a un mismo patrón de redacción y sintaxis. Por cierto, todas ellas a favor de eliminar la regulación asimétrica impuesta al preponderante. Da la impresión de lo que vulgarmente se le conoce al cúmulo de opiniones que van en una misma dirección en la prensa escrita: “nado sincronizado”.

De las opiniones que sí encontraron con sustento analítico, provenientes principalmente de la industria, el IDET destaca que, en su gran mayoría (73 por ciento), concluyen que las medidas específicas impuestas a Telmex/Telcel han sido ineficaces.

En los dos años y medio que tiene la declaratoria de preponderancia no se ha logrado encaminar una competencia efectiva. El mercado continúa altamente concentrado, tanto en usuarios como en ingresos. Los operadores del sector piden al IFT reforzar y endurecer la regulación asimétrica y, por supuesto, de ninguna manera eliminarla.

La decisión final la tendrá el IFT en el mes de noviembre. Claramente el mercado de las telecomunicaciones mexicano no se ha reconfigurado. Se mantienen los mismos niveles de concentración -70 por ciento- por parte del agente preponderante. De ninguna forma el regulador pudiese relajar las medidas impuestas.

De hecho, el IFT tendrá que revisar que se ha hecho mal en este tiempo, a efecto de enderezar el barco y lograr su cometido. Se tiene que regular el mercado, a efecto de lograr condiciones de competencia efectiva en los mercados. De no lograrse este objetivo, toda la reforma estructural en telecomunicaciones estará destinada al basurero.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image