Exitosa licitación de radio FM

0

Muchas sorpresas salieron de la recién concluida subasta de radio en frecuencia modulada (FM) por parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). La primera de ellas es el apetito por el mercado.

Debo de reconocer que el autor de estas líneas fue de los que pensaban que la radio tendía a morir. Así lo expresé en este mismo espacio cuando se publicó la convocatoria a la licitación. Mi argumento es que el crecimiento y penetración del Internet en todo el mundo es un fenómeno inequívoco. En otros países el Internet ha venido a sustituir, o al menos a complementar, de alguna manera, a la radio tradicional.

Sin embargo, parece no ser el caso para México. El interés, tanto de concesionarios establecidos como de nuevos participantes, así lo hace ver. Sólo basta saber que las posturas finales de la licitación fueron 42 veces más altas que su valor inicial. Al erario público ingresarán mil 445 millones de pesos. Cantidad muy por arriba de lo esperado.

La transparencia, pulcritud, y apego a la ley por parte del IFT para llevar a cabo esta licitación es algo que no puede pasar desapercibido. Es la primera vez en la historia de este país que se asignan frecuencias de radio de manera competitiva. Se terminaron los compadrazgos y favores políticos con los que de antaño se asignaban las estaciones de radio.

Ahora bien, sí llama la atención los exorbitados precios ofertados por algunas plazas del país. Según algunos radiodifusores con experiencia en el mercado, estas contraprestaciones difícilmente se recuperarán, aun con un plan de negocios bien estructurado. Entonces, ¿por qué ofrecer tanto dinero?

Esta respuesta la tendrán los propios jugadores de la licitación. ¿Acaso será por buscar injerencia política en procesos electorales? Particularmente habrá que preguntarle al misterioso participante 05324, quien es un nuevo entrante y que encareció los precios de manera desproporcionada en 67 plazas del país. Muy pronto sabremos la identidad de todos.

- En fin. La radio mexicana entra a una nueva etapa. 140 estaciones nuevas se escucharán muy pronto. Buena noticia para los radioescuchas y buena noticia para una industria que se encontraba atrofiada. Había que imprimirle dinamismo y mayor pluralidad.

La mala noticia para los operadores establecidos es que los precios finales de la licitación será el principal referente para establecer las contraprestaciones a pagar para los refrendos de concesiones, así como para la migración de estaciones de AM a FM. Si pensaban pagar poco, pues ahora tendrán que ahorrar para que les alcance. Unas buenas por otras malas.

garciarequena@yahoo.com.mx

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image