El espectro y el dominante (preponderante)

0

Empezando el 2017, el regulador de las telecomunicaciones en Australia, ACMA, dará inicio a una subasta para colocar 30 MHz que forman parte de la banda de 700 MHz. Como parte de este proceso de licitación, el ministro de Comunicaciones del gobierno de Australia dio indicaciones al órgano regulador para que se establezca un límite de acumulación de espectro consistente en que ningún operador en ese país puede mantener más de 20 MHz dentro de la banda de 700 MHz. Estas indicaciones toman en cuenta la recomendación de la autoridad en materia de competencia de ese país, que para emitir dicha recomendación señaló que considera que dicho límite está en el interés de largo plazo de los usuarios finales.

Este límite de acumulación de espectro tendrá como resultado que el operador incumbente, Telstra, el operador líder en el mercado australiano, que mantiene una participación de mercado en el segmento móvil de 41%, no podrá participar en esta subasta. Así de sencillo, el operador dominante no podrá obtener mas espectro en el corto plazo.

Entre las consideraciones que tomó en cuenta la autoridad encargada de velar por la competencia en Australia, está el hecho de que hoy en día, el operador dominante ya mantiene 50% del espectro en las bandas bajas, por lo que permitirle obtener más espectro en la banda de 700 MHz simplemente incrementaría su poder dominante.

De cara a la decisión adoptada por las distintas autoridades australianas en el tema de la subasta de espectro en la banda de 700 MHz, por un lado el órgano regulador, y por otro, el ministro de Comunicaciones, que tomó en cuenta la recomendación de la autoridad pro competencia, no hay duda de que debe tomarse como una referencia de una decisión donde la autoridad reguladora decide limitar la cantidad de espectro que un operador dominante puede mantener, tomando en cuenta cuestiones que tienen que ver las condiciones de competencia en el mercado.

Lo anterior es muy pertinente para el caso de la “adquisición indirecta” por parte de Telcel, de los 60 MHz que hoy en día mantiene en concesión MVS. Lo digo porque hay quienes piensan que el Instituto Federal de Telecomunicaciones no debería interponerse en esta operación “de mercado”, simplemente porque no se trata de un acto de concesionamiento por parte del Estado. Afirman que al ser una operación de mercado secundario, el Estado no debe involucrarse.

El problema con este tipo de posiciones es que suponen que lo que ocurra fuera de los límites del IFT no es problema de esta autoridad, suponen que simplemente es el mercado actuando a plenitud. Lo que olvidan quienes enarbolan este tipo de tesis es que en un mercado que evidentemente tiene fallas, que al menor descuido de la autoridad se descompone, no es posible actuar como si no pasara nada. Así que quienes piensan que permitir a Telcel hacerse con los 60 MHz concesionados a MVS no representa mayor problema para la competencia en México, bien valdría la pena que se asomen a lo que ha estado ocurriendo en Australia en las semanas previas, donde se ha hecho patente que a la autoridad le preocupan los efectos sobre la competencia de permitir que el operador dominante se haga del espectro que le venga en gana, que se ha hecho patente que a esa autoridad le preocupan los intereses de largo plazo de los usuarios finales.

Lo que ocurre en Australia pone en claro que hay que ser muy cuidadosos con la cantidad y tipo de espectro que puede permitirse que explote el dominante. Espero que la autoridad reguladora en México haga lo propio.

*El autor es senador de la República.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image