Conéctate con nosotros

¿Qué estas buscando?

Columnas

La falsa ilusión del populismo y el conformismo

vía El Economista.

Después del resultado de las elecciones en Colombia, muchos políticos, analistas, empresarios o personas con distintos perfiles académicos o sociales, ya sea en redes sociales o alrededor de una mesa en comidas familiares, han opinado con preocupación por la inclinación a la izquierda que estaría adoptando una buena parte de los países latinoamericanos. La preocupación, se comenta, crece por las posibilidades de que, en las próximas elecciones a celebrarse en octubre próximo en Brasil, Lula regrese al poder como presidente de esa nación.

En mi opinión, más que una inclinación a la izquierda, lo que estamos atestiguando es cómo amplios sectores de la sociedad en estas naciones, incluido México, están cayendo subyugados por las promesas fantasiosas de políticos oportunistas que lejos de resolver de fondo los problemas de los ciudadanos, han aparecido a partir de narrativas construidas para polarizar a esas sociedades, para colocar en un extremo a los que, desde la narrativa populista de esos políticos, son los enemigos que han evitado el progreso de la mayoría.

De esta forma, observamos líderes que defienden algunos postulados de la izquierda, pero que al mismo tiempo promueven o defienden posiciones que son consideradas claramente como conservadoras. Son simplemente populistas.

En este movimiento ondulante de la historia de la región latinoamericana, observaremos que tarde o temprano, esas naciones llegarán nuevamente a un punto en el que las sociedades se darán cuenta que la frustración no habrá sido resuelta por quienes ofrecieron las soluciones mágicas, y no solo eso, sino peor aún, que las oportunidades para mejorar en la escala social, para aspirar a mejores condiciones de bienestar de manera permanente, simplemente no están ahí.

Cuánto tardará cada uno de esos países en reencontrarse con propuestas más serias, más sensatas, que puedan ayudar a modificar el horizonte de vida para la mayoría, dependerá de la profundidad de la frustración o desencanto que las mayorías que les haya orillado a abrazar los engaños populistas que hoy campean por la región latinoamericana, pero también de la fortaleza de las instituciones que los régimenes desplazados alcanzaron a dejar como herencia en el andamiaje que soporta la vida institucional de cada uno de esos países.

Ahora bien, para que el péndulo regrese en la región, hacia propuestas que puedan tener la serenidad para proponer cambios que ayuden a mejorar de forma permanente la perspectiva de vida de la población, los demás grupos políticos y nuevas formaciones, deben convencerse que deben empezar a hacer las cosas de manera distinta a como lo hicieron antes de ser desplazados por la fuerza del voto de las mayorías.

Si la misión es abrirle los ojos a la población, convencerla de que los que llegaron al poder no solo la están engañando, sino que también la están condenando a más décadas de lento crecimiento y pocas oportunidades, es imperativo saber comunicarlo bien y con la debida oportunidad.

En México, pareciera que las fuerzas políticas distintas a la que hoy gobierna, siguen confundidas por el choque producido por la decisión de la mayoría en el 2018, pareciera que siguen percibiendo que el golpe sufrido en las urnas es un problema pasajero y que para regresar al poder basta con reagruparse un poco mejor, y ya, con eso y repartiéndose mejor las posiciones, la oportunidad de regresar al poder estará a la vuelta de la esquina. Nada más miope que eso.

México, y los demás países latinoamericanos, requieren liberar su potencial productivo y creador. Mientras todos los actores políticos sigamos haciendo las cosas de la misma forma o con algunos ajustes, no lograremos impulsar un cambio de rumbo, un cambio positivo, que ayude a crecer con equidad. No nos conformemos con ver pasar la vida y pensar que el péndulo de la política y las oportunidades pronto regresará. Como sociedad tenemos que pensar pronto cómo arreglar lo que se deba arreglar y cómo vacunarnos contra la llegada de nuevos mesías que solo quieren vivir el sueño de aparecer como salvadores en los libros de historia.

*El autor es economista.

También te puede interesar

Internacionales

2018-11-21 Uno de los grandes inventos de la historia de la humanidad es, indudablemente, la televisión. La ‘caja tonta’ fue un hito que nació...

Nacionales

Aunque el objetivo de desarrollar este tipo de herramientas digitales —computadoras, celulares, páginas de internet, aplicaciones— siempre ha sido facilitar las tareas que como...

Nacionales

2021.03.23 Vía El Financiero Como seguramente ya sabes, este martes 23 de marzo todos los usuarios de banca en línea o en celular tendrán que...

Nacionales

  Vía El País Para poder tener acceso a una línea de teléfono móvil, los mexicanos tendrán que entregar casi todos sus datos personales al...