Escalera fiscal en telecomunicaciones

0

Ernesto Piedras IDET (1)

 

 

 

 

Ernesto Piedras | El Economista | 29 de Octubre 2015

Se ha documentado en este espacio el carácter contradictorio que tiene el Impuesto Especial sobre Producción de Bienes y Servicios (IEPS) al reconocer el acceso a los servicios de telecomunicaciones como derecho fundamental de los mexicanos y, al mismo tiempo, estar sujetos a una carga impositiva especial para bienes suntuarios o de lujo de 3 por ciento.

Es un hecho que las telecomunicaciones constituyen un sector de plena formalidad que contribuye en múltiples peldaños de la denominada escalera fiscal.

Esta estructura impositiva de más de 30 gravámenes consiste, de manera general, en aquéllos atribuibles al consumo de servicios y dispositivos de acceso, cargados directamente al consumidor, así como aquéllos relacionados con la operación de las empresas de telecomunicaciones.

Con respecto al primer rubro, son de contribución directa del consumidor el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el impuesto a la importación de equipos terminales, así como el gravamen adicional que resulta de la imposición del IEPS.

Una carga o peldaño adicional sobre la escalera fiscal, como lo es el IEPS, es un impuesto regresivo que lastima más el poder adquisitivo de los consumidores de la base de la pirámide social, al elevar los precios de los servicios y ser transferido al consumidor como sucede con los impuestos al consumo.

Por otro lado, las cargas impositivas atribuibles a la operación de las empresas de telecomunicaciones se pueden subdividir en aquéllas comunes a todos los sectores económicos y otras aplicables específicamente a esta industria.

Las primeras consisten en los pagos que debe hacer toda empresa del aparato productivo de este país para garantizar una operación en la formalidad. Este conjunto de impuestos incluye el Impuesto sobre la Renta, Impuesto sobre Nóminas, Contribuciones al Sistema de Seguridad Social (IMSS), Aportaciones al Infonavit y al Retiro de los Trabajadores, Impuesto al Activo, el Reparto de Utilidades, así como diversas cargas atribuibles a la importación y exportación de bienes y servicios.

En el caso específico de las empresas de este sector son aplicables otras cargas adicionales, como el pago de cánones por el uso del espectro radioeléctrico, el pago de participaciones por el aprovechamiento de frecuencias y el impuesto a la importación de insumos productivos, torres, antenas, cables, circuitos y otros equipos para la provisión de estos servicios.

Esta multiplicidad de gravámenes, más que elevar la recaudación, incide negativamente sobre la adopción de los servicios de telecomunicaciones, así como en el desarrollo de esta industria que contribuye de manera importante al crecimiento económico, a través del aumento en la productividad resultante de la adopción de estos servicios.

Un sector que crece a razones que superan varias veces lo que la economía en su conjunto no debería de padecer esta excesiva carga impositiva, puesto que conduce a su operación ineficiente, desincentivando a alcanzar una cobertura óptima de las redes de telecomunicaciones y consecuentemente limitando la penetración de estos servicios entre la población.

En razón de lo anterior, diversas organizaciones de usuarios, académicos, legisladores, y empresarios (dentro y fuera de la industria) se han sumado a las múltiples iniciativas presentadas al Congreso de la Unión para eliminar esta carga que se suma a la ya de por sí pesada escalera fiscal que enfrenta el sector de telecomunicaciones.

Es tiempo ya de concretar la requerida eliminación del IEPS, para alcanzar una política fiscal eficiente, que detone el potencial de crecimiento del sector, impulse los efectos multiplicadores de su adopción y genere una suficiente aportación a las finanzas públicas.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image