La capacidad de reinvención

0

Eduardo Ruiz Vega

La Razón de México

No cabe duda que el éxito comercial de Telmex no es fortuito. Hay talento y capacidad en sus directivos más jóvenes, así como experiencia y dedicación en aquellos que aún quedan de la época en la que Telmex era la red telefónica nacional.

Desde hace años, Telmex es una especie de leyenda entre los operadores de telefonía alámbrica. Asiáticos y europeos por igual estudian, por ejemplo, su ingreso promedio por usuario (ARPU, por sus siglas en inglés) o su tasa de desconexiones. Como es posible que puedan mantener ese ingreso, se preguntan azorados. También, como logran mantener esa base de usuarios ofreciendo esos precios exorbitantes. Genialidad empresarial mexicana, es la única respuesta que pueden dar nuestras autoridades.

Y esa genialidad continúa, todavía da para mucho más. Sí, todos los días lo presenciamos. Me refiero a la cada vez más evidente reinvención de Teléfonos de México o Telmex en entidad financiera y de comercialización de bienes y servicios que supuestamente le son ajenos. Todo, claro está, a través de `Tu recibo Telmex`.

Leyendo el otro día la sección de Negocios de un respetado diario caí en cuenta. Una nota celebraba la incursión de la `telefónica` en el competido mercado de los préstamos bancarios personales, de montos que se ubican entre los 15 mil y los 50 mil pesos. Telmex, en conjunto con Inbursa, celebraba la nota, pondrán a temblar al mercado. Algo así, como lo que logró Dish con el diligente apoyo de Telmex o lo que está haciendo Claro Video (América Móvil) con su servicio bajo demanda o VOD, también `ayudada` por Telmex.

Entonces, el `Recibo Telmex` o más bien la capacidad de facturar y cobrar de la empresa se ha convertido en un elemento empresarial independiente del negocio principal de la telefónica, es decir, comunicar a sus usuarios mediante la transmisión de voz y datos. Entonces, los añejos reclamos de los competidores de Telmex eran fundados.

En efecto, desde el inicio de la apertura a la competencia en el segmento de la telefonía de larga distancia, en 1997, las empresas que pretendieron competir con Telmex solicitaron que ésta les facturara y cobrara sus servicios en forma no discriminatoria. Telmex, alegando la falta de una disposición que la obligara para tal efecto u ofreciendo este servicio a precios ridículos, eludió con éxito la exigencia. Y así, con la elusión, se coartaron servicios y competencia efectiva. Como ejemplos podemos señalar las llamadas por cobrar desde el extranjero, la asistencia en llamadas por operadora y el servicio de selección por marcación de larga distancia, el cual no alcanzó siquiera a ver la luz.

La `genialidad empresarial` de Telmex es plausible si ésta no daña el mercado o le permite circunvenir obligaciones que le son propias. La inequidad derivada de la negativa para ofrecer a terceros en forma no discriminatoria la facturación y cobranza que Telmex provee a sus socios y empresas relacionadas, ha generado el fracaso de modalidades para la prestacion de servicios públicos ordenados por la autoridad. La facturación y cobranza de Telmex es un recurso esencial que debiera estar disponible en términos equitativos para todo el que lo solicite, sea bien visto o no por Telmex.

Además, lo paradójico es que lo que tanto ha negado la telefónica, ahora le sirva para disfrazar actos contrarios a su concesión como son la explotación de servicios de televisión propios y de terceros. Todo bajo el cínico slogan de `Con tu Recibo Telmex` y con la connivencia de las autoridades.

 

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image