Banda Ancha / Telefónica en aprietos

0

26 de junio de 2012
Roberto García Requena
La Crónica de Hoy

La situación en México de la empresa española de servicios móviles, Telefónica, no parece pasar por su mejor momento. A pesar de las enormes inversiones realizadas desde hace años para el desarrollo de infraestructura y el despliegue de redes, además de los cuantiosos recursos invertidos en estrategias de mercadeo, Telefónica no termina de despegar, ni de convertirse en una empresa verdaderamente rentable. La pregunta obligada es ¿por qué?

Hay dos factores que, a mi juicio, inciden de manera importante en el estado actual de la empresa en México: 1) España está atravesando por una fuerte crisis económica, que evidentemente repercute en la solvencia financiera de la empresa matriz en Madrid, y por ende en el flujo de recursos a sus filiales en todo el mundo; y 2) las autoridades mexicanas han sido incapaces de generar condiciones de competencia en el mercado móvil. Así de complejo y de sencillo a la vez.

La crisis económica en España ha pegado, y ha pegado fuerte. Hace un año la acción de Telefónica España se cotizaba alrededor de los 17 euros; al cierre de ayer la acción valía 9.68 euros. Esto significa que el valor de capitalización de la empresa se ha caído 75 por ciento en el transcurso de un año. Para mantener el flujo de caja la empresa ha vendido algunos activos. Por ejemplo, vendió 4.56 por ciento de su participación en China Unicom por 1,129 millones de euros para no restar flexibilidad financiera a su operación.

A esta situación que enfrenta Telefónica España a nivel global y que indudablemente impacta en todos los países donde tiene presencia, hay que sumarle, al caso mexicano, la pobre regulación por parte del gobierno. A la fecha, no ha sido posible establecer una regulación asimétrica que controle los apetitos monopólicos de los operadores dominantes, Telcel y Telmex. En razón de ello, las condiciones de mercado son precarias y los índices de concentración excesivos. La competencia no ha podido avanzar como sí ha sucedido en otros países.

La suma de estas dos premisas, mal momento para Telefónica España, y mala, o más bien nula regulación de dominancia en México, ha provocado que los resultados esperados para este año de Telefónica en México dejen mucho que desear. Como muestra un botón. La participación de Telefónica en el mercado móvil mexicano, medida en ingresos, era de alrededor del 15 por ciento a mediados del 2010. Al día de hoy esta participación ronda el 12 por ciento.

Llama la atención que Telefónica es la tercera empresa de clase mundial (antes fueron Vodafone y Verizon) que han intentado incursionar en el mercado móvil mexicano. Vodafone y Verizon sin éxito, y Telefónica con muchos apuros. Parece que ya es hora de aprender la lección, y como sucedió en otros países, se tiene que implementar una regulación específica a los operadores incumbentes que permita fomentar la competencia en los mercados. El cambio de administración parece ser una buena oportunidad para enderezar el rumbo.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image