Banda Ancha / Faltó una política de espectro en el sexenio

0

EspectroRoberto García Requena
Ovaciones
El espectro radioeléctrico en Europa representa 3.5 millones de empleos y genera una actividad económica anual por 250 billones de euros, incluidos servicios cada vez más populares como lo es la banda ancha inalámbrica. Por ello, la Comisión Europea recientemente adoptó un Programa de Política de Espectro Radioeléctrico (PPER) paralos siguientes cinco años, qué permitirá suficiencia espectral para hacer disponibles aplicaciones inalámbricas y servicios, particularmente banda ancha de alta velocidad. El PPER también incluye temas como entretenimiento y cultura (TV móvil y libros electrónicos inalámbricos), sistemas de transporte, salud, investigación, protección civil, medio ambiente y energía.
Dentro de los principales objetivos del PPER para todos los Estados miembros están: “Para finales de este año haber autorizado el uso de las bandas de 2.5-2.69 GHz, 3.4-3.8 GHz y 900-1800 MHz, para servicios de banda ancha móvil.
Para el 1 de enero de 2013 autorizar el espectro en 800 MHz para servicios de banda ancha inalámbrica. ¿Qué estamos haciendo, a este respecto en México? Parece que muy poco. Apenas en el mes de enero de este año el secretario de Comunicaciones, Dionisio Pérez-Jácome, anunció que para el segundo trimestre de 2012 se pondría a consideración a través de una consulta pública un Plan Nacional de Espectro. El objetivo consistía en licitar más frecuencias en las bandas de 1.7 y 3.5 GHz, y continuar con el reordenamiento del espectro.
Salvo la decisión para rescatar la banda de 2.5 GHz por parte del gobierno federal, lo demás no ocurrió. El prometido Plan Nacional de Espectro no se sometió a consulta pública y ya sólo falta un mes para que termine la presente administración. El resto del mundo ya tiene clara su política pública en materia de espectro y la está ejecutando hace tiempo, la cual consiste en expandir y crecer servicios de banda ancha de alta velocidad. El “logro” de este sexenio fue asignar solamente 90 MHz en las bandas de 1.7 y 1.9 GHz, después de una controvertida licitación que terminó en tribunales.
A la administración del presidente Calderón le faltó una visión de largo plazo para determinar una política de espectro radioeléctrico. Ya ni hablar del compromiso del gobierno para tener listas las bases de licitación el último día del sexenio para una tercera cadena de televisión que se anticipa como un rotundo fracaso. Esperemos que el gobierno entrante se ponga las pilas y tenga claridad para definir y ejecutar políticas públicas en este sentido. Ya no nos podemos dar el lujo como país de seguir perdiendo peldaños en la escalera de la competitividad en un mundo cada vez más globalizado.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image