Antena / El tiempo perdido

0

16 de julio de 2012
Javier Orozco
Milenio

Como se ha comentado las empresas Telmex y Telnor, ambas propiedad de Carlos Slim, se han manifestado en contra del Convenio Marco de Interconexión y sus razones son: no se justifica el costo-beneficio y su ilegalidad.

Curiosamente, si uno ingresa a la página web de la Cofemer observará más de una docena de comentarios en contra del proyecto de Convenio Marco, desde particulares, asociaciones civiles y empresas que fabrican y suministran equipos de telecomunicaciones, respetables todas, pero coincidentes en el rechazo.

El origen de este proyecto de convenio tiene como vicio de origen el Acuerdo de Convergencia y si esto no ha quedado claro, solo seguirá pasando el tiempo.

El haber impuesto el tema de Telmex para ofrecer servicios de televisión de paga fue un error o quizá una intención, ya que jurídicamente no se pueden emitir acuerdos de aplicación general para solucionar casos particulares. Al buscar que el tema de la convergencia quedara sujeto a la solución de un problema específico, el resto de la industria quedó atada de manos y en espera de soluciones al gusto del dominante.

De qué sirve que la Ley de Telecomunicaciones reconozca el derecho que tienen los concesionarios para prestar cualquier servicio que su red les permita (convergencia), si se ha realizado un Acuerdo a modo de Telmex. Todo indica que la convergencia se abordó como un problema a resolver, cuando es una opción para promover la competencia, servicios y mejores precios.

Por lo tanto, árbol que nace torcido jamás su tronco endereza. De ahí, que el futuro del Convenio Marco será el litigio. La solución está en reconducir las políticas públicas y reformar la legislación.

** Interferencias
Pasaron 12 años para que Cofetel estableciera a Telmex y Telnor las metas mínimas de calidad en los servicios de voz y de arrendamiento de enlaces dedicados locales y de larga distancia nacional y/o internacional, lo que garantiza que las empresas mejoren la calidad de los servicios que prestan. Por lo que, las telefónicas (ambas de Carlos Slim) tendrán que tener un sistema abierto no discriminatorio para hacer enlaces de interconexión.

¿Será?

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image

Especialista en Telecomunicaciones y Radiodifusión