Telecomunicaciones para todos

0

Leopoldo Mendívil | La Crónica de Hoy | 12 Octubre 2015

Me resistí, por motivos de costumbre, a cambiar de proveedor de televisión, internet y telefonía fija, hasta convencerme de que no tenía por qué seguir siendo otro de los millares de clientes victimados.

Y pronto, a pesar de la terquedad en resistir, optaré por otro proveedor de telefonía móvil. Ya he harté de pagar hasta cinco veces por una sola llamada sobre todo porque hace algo más de dos años un alto ejecutivo del proveedor preponderante me contó que el problema de las llamadas cortadas ocurrió porque la demanda de telefonía celular superó con creces a la oferta, pero ya se trabajaba en la ampliación y modernización de equipos y la situación duraría, a lo sumo, unos tres meses más.

No fue así; por el contrario, ahora el problema es peor.

Le cuento lo anterior para, enseguida, dar mi reconocimiento al Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) por haber desoído a los adoradores de la incompetencia en sus dos principales acepciones: el predominio monopólico en el mercado y la incapacidad para realizar una función específica, al dictar la resolución sobre un poder sustancial en el mercado de audio y video asociado que, según esa pléyade archicapitalista, habría de revirar en pérdidas para la sociedad.

Esos supuestos especialistas críticos del Ifetel, muestran una agenda contraria a la competencia en apoyo de América Móvil, el preponderante de telecomunicaciones, al afirmar, sin ningún recato, que el usuario perderá porque pronto tendremos precios más altos, ignorando que en los últimos meses esto ha sido lo contrario. Todo especialista es un personaje que domina a profundidad su tema, pero estos caballeros aparentan no haberse percatado de que a partir de la entrada de Izzi a la competencia, los precios de inmediato comenzaron a aflojar.

La falta de competencia durante muchas décadas fue la causa de que el mercado en Telecom se mantenga aún, mayoritariamente, en una mano. La toma de conciencia de los comisionados del Ifetel caló hondo y ya va obrando a favor del crecimiento de otros mercados que, a su vez, comienzan a reducir el amplio poder de Telmex, sobre todo en telefonía fija e internet, justamente porque empieza a operar en México la ley de la oferta y la demanda, pero a favor del consumidor, con descensos crecientemente claros de precios y evidente aumento en la calidad de los servicios.

Pero incluso el preponderante, con la llegada de nuevos competidores, como Izzi, y el fortalecimiento de los que ya operaban en el mercado de audio y video asociado, más el desarrollo de los servicios triple play por parte de las cableras, han obligado a la mismísima AMX a mejorar sus servicios y disminuir sus precios en contra del margen de ganancia que mantenía. Y eso cala…

Por ejemplo, los usuarios de telefonía fija en todo el país ahorraremos en este año casi 12 mil millones de pesos que antes pagábamos por los sobreprecios que provocaba la ausencia de competidores de Telmex.

Los mercados en competencia no se deben sobrerregular cuando no hace falta. Por eso, mañana vuelvo, desde mi casillero de periodista, que no de experto, a este asunto que tan gratas sorpresas comienza a dar ya con el vuelco que, a diferencia de los energéticos, han iniciado las telecomunicaciones.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image