Si la SCJN elimina la tarifa cero, ¿pagarás más?

0

El sector de las telecomunicaciones se encuentra de nueva cuenta en un punto de inflexión, debido a que la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) analiza en estos momentos un asunto trascendental y que ha dividido a la industria en torno al impacto que tendría para los precios de las telefonía fija y móvil en el país, y por tanto en el bolsillo de los usuarios.

El caso que está en el centro del debate es el impacto de que la Corte declare inconstitucional la tarifa cero de interconexión y sus posibles consecuencias. Esta tarifa permite que los competidores de América Móvil no paguen por las llamadas que terminan en las redes del grupo propiedad de Carlos Slim, y es resultado de la pasada reforma de telecomunicaciones de 2013 para buscar una mayor competencia entre los jugadores del mercado.

Para los ministros no hay puntos medios. Están a favor o están en contra. Por un lado, se avizoran importantes afectaciones al usuario respecto a precios y calidad del servicio, y por el otro se escuchan voces de calma que aseguran que el bolsillo de los clientes no se verá afectado, y que incluso permitirá mejorar el servicio y ayudar a que las tarifas disminuyan aún más.

En ambos lados se han colocado los jugadores del sector, así como los analistas y conocedores del tema, quienes explican a Forbes sus argumentos sobre las afectaciones que podría tener una u otra decisión de la SCJN. Dos son los escenarios que dominan:

Escenario 1. Los precios en telefonía suben

Por un lado se escuchan las llamadas de alerta en voz de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti) por la latente posibilidad de que se re instaure el cobro de la terminación de tráfico en la red de las empresas de Carlos Slim, léase Telcel y Telmex; lo que implicaría el fin de la tarifa cero, como también se le conoce coloquialmente.

Uno de los escenarios trazados por los analistas apunta a que una decisión de la SCJN a favor del Agente Económico Preponderante (es decir, América Móvil, Telmex/Telnor y Telcel) prácticamente tiraría por la borda los avances que presume la Reforma en Telecomunicaciones, como la baja registrada en los precios al consumidor final desde hace casi cuatro años, y que, aseguran, ha sido uno de sus mayores beneficios tangibles, con un efecto real y a corto plazo en la competitividad.

La asimetría de tarifas de terminación de llamadas a los niveles actuales ha impulsado la implementación de estrategias en términos de precios, paquetes, cobertura y calidad, que se han traducido en una disminución de tarifas al usuario final que asciende a 29.0% desde el segundo trimestre de 2013 al cierre de 2016, frente al aumento de 12.8% que registra el nivel generalizado de precios para los consumidores durante el mismo periodo, de acuerdo con The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

Así que, ante una decisión de la Corte a favor del agente preponderante, podrían suceder dos escenarios, apuntan los analistas consultados:

que se congele esa reducción en las tarifas para el usuario

que se incrementen los precios

Ambos podrían ir acompañados de un reconfiguramiento de los planes que se ofertan a los usuarios, en el que se correría el riesgo de decir adiós a los paquetes con minutos ilimitados.

Ernesto Piedras, director general de la consultora The CIU, destaca que si la SCJN resuelve en contra de la tarifa cero quitaría a los jugadores del sector esa ventaja competitiva, lo que les impediría bajar tarifas, mientras que el preponderante no tendría motivo para reducirlas, ya que maximiza sus ingresos y utilidades cuando cobra lo más alto posible.

“Los precios se congelarían, ya no seguirían esa tendencia a la baja, México se estancaría en las tarifas, el consumidor dejaría de ganar y se corre el riesgo de que (las tarifas) incrementen”, menciona.

En ese sentido, el Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones (IDET) coincide en que podría caerse en una reversión de la tendencia a la baja de precios que se registra actualmente. “Todos los avances de la reforma que se presumieron en Los Pinos no habrían sido posibles sin la tarifa cero y las medidas asimétricas establecidas en la ley, y si éstas desaparecen vamos a ver un rebote en todos los beneficios que pudo haber tenido la reforma al día de hoy”, resalta su presidente, Gerardo Soria.

Escenario 2. Todo sigue igual

En la otra cara de la moneda, América Móvil jura y perjura que la reforma estructural en telecomunicaciones de 2013 viola la Constitución y sus derechos, y que lejos de abonar al sector lo condena a la medianía, ya que brinda una zona de confort al resto de jugadores para aprovecharse de su infraestructura sin invertir, situación que tarde o temprano impactará en el bolsillo de los usuarios, sobre todo en el sector móvil, donde los precios se han reducido 43% desde la entrada en vigor de la reforma y la expedición de la ley secundaria.

A través de un desplegado en los diarios de circulación nacional, la firma de Carlos Slim respondió a la Canieti asegurando que la eliminación de subsidios no afectará los precios a los consumidores, ya que “son el mercado y la competencia los que definen los precios, no los subsidios”.

En ese sentido, Jorge Fernando Negrete, director general de Mediatelecom Policy & Law, coincidió en que no hay un por qué para que las tarifas a los usuarios se modifiquen.

“No hay ninguna posibilidad de que eso pase, y ningún operador se atreverá a incrementarle los precios a los usuarios. No va a pasar absolutamente nada, ni se atreverán a quitar beneficios al cliente final”, asegura.

Al respecto, menciona que si bien la regulación asimétrica tuvo un impacto en la determinación de los precios al usuario final, no es el único factor a tomar en cuenta por los operadores.

Lo anterior se debe a que la dinámica competitiva provocó una guerra de precios entre los operadores que se vieron presionados por la entrada de los Operadores Móviles Virtuales (OMV) y, posteriormente, por la entrada al mercado de AT&T y la consolidación de Nextel-Iusacell. América Móvil también indicó que el cada vez mayor uso de datos, la tecnología, el aumento en la productividad y la eficiencia en costos de los operadores también son elementos que jugaron un rol en la reducción de precios.

Bajo su lectura, esto se mantendría incluso sin la existencia de un subsidio como la tarifa cero, e incluso detonaría de nueva cuenta la batalla para mejorar la calidad y precios de los servicios, con la diferencia de que esto se haría ahora a través de lo que haga por sí mismo cada operador, y no se basaría en modelos de negocios anclados a una ley que obliga a Telmex-Telcel a no cobrar por el tráfico de voz fija y móvil que termina en sus redes.

Así, mientras se da este enfrentamiento en el sector, la moneda sigue en el aire y no es claro el destino de los precios al usuario final. Todo indica que dependerá de lo que decida la SCJN, pero también, en gran medida, de los esfuerzos que decida emprender cada jugador para abonar al mercado mexicano.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image