Precios públicos y la competencia favorecen índice

0

Yolanda Morales | El Economista | 27 de diciembre de 2015.

Gracias a la transición en la política de precios de energéticos y de gasolina, así como a la competitividad que sí han ganado los precios de energéticos y telecomunicaciones, México va con la tendencia mundial de baja inflación por primera vez en su historia, destacan analistas internacionales.

De acuerdo con el propio gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, esto es resultado del proceso de transición en la política de precios de energéticos y de gasolina, hacia un precio de mercado.

Y se trata de un avance bien reconocido por los inversionistas, que incluso le ha permitido a México diferenciarse de las demás economías de América Latina éste año y podría ser que permanezca así incluso en el 2016, refieren analistas de Bank of America Merrill Lynch y Barclays, así como estrategas de inversión en Sura Fondos y Finamex.

De acuerdo con el economista en jefe para México de Bank of America Merrill Lynch, Carlos Capistrán, esta baja inflación del país, que mantiene niveles históricos, permite a los inversionistas tomar mejores decisiones de mediano y largo plazos.

Y para el economista en jefe en México de Barclays, Marco Oviedo, favorece a que el país se mantenga atractivo incluso en el contexto de volatilidad mundial.

Pass Through moderado

De acuerdo con el director de Estrategia de Mercados en Finamex, Casa de Bolsa, Guillermo Aboumrad, otro factor que ha favorecido a esta diferenciación de México respecto de las de América Latina ha sido el moderado traspaso cambiario.

Con él coincide el director de Inversiones de Fondos Sura, Salvador Galindo, quien destaca que el peso mexicano se ha depreciado menos que en la región y la inflación a la baja ha estado bastante restringida, apoyado por los precios más competitivos en telecomunicaciones y en el sector energético.

Además, a diferencia de economías como las de Brasil, Colombia, Venezuela o Perú, explica el experto de Finamex, la depreciación cambiaria no ha tenido un pass through en los costos finales en México, porque las empresas han logrado compensar la presión.

Esto, gracias a la baja que han experimentado los precios de la energía y la caída de precios de ciertos insumos.

Es el caso de Bimbo, refirió, que pese a utilizar insumos de importación, ha compensado el efecto en costos por la baja de precios de alimentos que son determinantes en su producción.

Se siente

De acuerdo con el economista en jefe para México de BofA, la inflación baja también tiende a favorecer al consumo del turismo nacional e internacional.

“Permite que vean a México como un destino barato para el turismo, el consumo y la inversión y a su vez, facilita los mecanismo de ajuste contra los choques externos”, destaca.

Este periodo de inflación baja que experimenta México por primera vez en su historia, donde el INPC se encuentra en 2%, favorece también a la autoridad monetaria para tomar decisiones con gradualidad.

“México cuenta con la flexibilidad de subir sus réditos gradualmente, y es resultado de la confianza que ha construido y la baja inflación que experimenta”, aseguran analistas de HR Ratings.

La mayoría de los grandes países de América Latina tuvieron que comenzar con el alza de tasas desde junio, por el efecto de traspaso derivado del debilitamiento de sus tipos de cambio y para tratar de contrarrestar salidas de capital ante la mayor volatilidad mundial, precisan analistas de HR Ratings. Pero no ha sido el caso de México.

Esta baja inflación otorga al Banco de México flexibilidad para desacoplarse incluso de la tendencia que seguirá la Fed en el incremento de tasas el año entrante o hacer lo propio con más gradualidad, matiza el economista de Barclays.

Pero sí hay riesgos

Los analistas consultados concuerdan en que las presiones inflacionarias para el año entrante están contenidas, pues las expectativas están bien ancladas cerca de 3 por ciento.

No obstante, los especialistas de BofA, Barclays y Sura, advierten que el fenómeno de El Niño podría ser un factor determinante en la inflación en México.

Este fenómeno, que se presenta anualmente, podría generar sequía en algunos lugares del país e inundaciones en otros. Creemos que existe el riesgo de que eso mismo pase aquí, lo que podría generar presión o rebote en precios de agrícolas y ganaderos.

El economista de Banamex, Arturo Vieyra, no descarta un ligero repunte en la inflación general por la presión que están generando los precios de productos agropecuarios.

En el registro anual, esto es de la primera quincena de diciembre de este año a la del año pasado, registraron una variación de 0.68%, donde frutas y verduras repuntaron con una fluctuación de 1.90 por ciento.

No obstante, el experto de Banamex comenta que “muy probablemente se alcanzará una inflación cercana a 2% al cierre de este año”.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image