Fibra óptica, camino para más competencia

0

2018-05-16

En febrero de este año el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) anunció que más de la mitad de los hogares mexicanos (50.9%, para ser precisos) tiene ya acceso a internet de banda ancha. Este servicio, alejado de los reflectores que atraen los servicios móviles de telecomunicaciones, es fundamental para que sus habitantes puedan acceder a contenido audiovisual, pero también resultará en un habilitador de nuevas tecnologías de entretenimiento y colaboración como el contenido audiovisual en ultra alta definición, el internet de las cosas y la realidad virtual.

Sin duda el anuncio es una buena noticia en términos de conectividad y acceso generalizado.

Sin embargo, al mirar con más de detalle los datos del Inegi, vemos que la distribución geográfica de la banda ancha es muy desigual entre los estados del país.

Entidades sureñas como Chiapas y Tlaxcala y otras el centro-norte del país como Zacatecas y San Luis Potosí padecen deficiencias de servicios de banda ancha residencial.

Una razón está relacionada con la pobre cobertura de redes troncales de fibra óptica para conectar tales entidades con las grandes urbes del país y los centros de datos ubicados en Estados Unidos de América en donde residen buena parte de los servicios digitales que usamos cotidianamente. De hecho las ciudades mexicanas con mejores velocidades de conexión de banda ancha fija están en el centro y norte del país: Tijuana, Ciudad Juárez, Monterrey, Guadalajara, León, Ciudad de México y Puebla, de acuerdo con Ookla, empresa responsable del popular servicio de medición velocidad de internet Speedtest.

Estas ciudades comparten la particularidad de estar cruzadas por varias redes troncales de fibra óptica. Esto permite a los operadores de telecomunicaciones operar en términos más competitivos y que resultan en precios más accesibles para la conectividad residencial que ofrecen. Por el contrario, en zonas con menor competencia, donde sólo el Agente Económico Preponderante en el sector Telecomunicaciones, Telmex, ofrece servicios de mayoreo, generalmente cobra en niveles de precios que resultan prohibitivos. Una gráfica realizada por el programa Telecom CIDE a inicios de la década muestra la distribución de las redes privadas, situación que ha visto pocos cambios desde entonces.

Como una estrategia para remediar esta situación, la reforma constitucional del sector de las telecomunicaciones aprobada en 2013 indicó en su artículo transitorio décimo quinto que “la Comisión Federal de Electricidad cederá totalmente a Telecomunicaciones de México su concesión para instalar, operar y explotar una red pública de telecomunicaciones y le transferirá todos los recursos y equipos necesarios para la operación y explotación de dicha concesión”. Esto significó que la CFE le cedió en 2016 a la paraestatal Telecomunicaciones de México (Telecomm) los derechos de explotación de dos pares de hilos de su red de fibra óptica que la empresa eléctrica tiene instaladas en su red de transmisión de alta tensión para monitoreo del estado físico de la red.

El pasado 27 de abril la empresa paraestatal Telecomm publicó las prebases de licitación para la llamada Red Troncal, compuesta por los dos pares de hilos que la reforma constitucional cedió a la paraestatal.

Esta red abarca todas las entidades del país y un total de 25,581 kilómetros de extensión.

La Red Troncal abarca zonas que tradicionalmente habían estado fuera de la cobertura de otros operadores de capacidad como el sur y el noroeste del país.

Además de la cobertura geográfica, los dos pares de hilos traerán una cantidad apreciable de capacidad de transmisión de datos. Cada hilo puede llevar simultáneamente más de diez haces de luz y cada uno con una capacidad de más de 40 Gigabits por segundo. Esto permitirá a los operadores de telecomunicaciones fijas y móviles regionales hacerse de nueva capacidad mayorista para atender la creciente demanda de servicios de contenido audiovisual, que según empresas como Cisco, representa más del 77% del tráfico total del internet en el país.

El calendario de esta licitación indica que el proceso comenzará a finales de mayo con la adquisición de las bases y culminará a inicios de octubre con el fallo del ganador. Quien gane la licitación operará la red bajo el modelo de Asociación Público Privada (APP), podrá operarla durante 30 años prorrogables y el inicio de operaciones deberá ocurrir en 120 días naturales a partir del otorgamiento del contrato de operación, que debería ocurrir a inicios de noviembre de este año de acuerdo con los planes de Telecomm. Este operador deberá proveer el servicio de conectividad a sus clientes en condiciones de no discriminación y precios competitivos.

Esta red representa una noticia positiva para los operadores de telecomunicaciones, pero también para millones de hogares, que muy probablemente vivirán en 2019 una mejora en las condiciones del servicio y el precio de los paquetes disponibles de video, voz y datos que utilizan diariamente.

La Red Troncal será un tema que dará tema para los meses por venir, esperemos que para bien.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image