Urge aclarar los planes del gobierno para llevar Internet a todo el país

0

2020.11.17

Vía El Economista

El lunes 16 de marzo de este año, el presidente López Obrador comentó en su cuenta de Twitter que había recibido en Palacio Nacional a directivos de la empresa Altán Redes, y que estos le habían informado “que el trabajo con CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos avanza: a finales de año habrá 74,901 localidades conectadas y en 2022 se conectará con internet a todo México”. Ocho meses después, el miércoles 11 de noviembre, los mismos directivos visitaron nuevamente al presidente, y este volvió a comentar en Twitter “…trabajamos para llevar internet a todo el país. A finales de 2020 se tendrá una cobertura de 69,269 localidades y en un año más, 122,348. Los compromisos se cumplen”.

En ocho meses, el universo de localidades que tendría cobertura de Internet a partir de los esfuerzos que se supone llevan a cabo de manera conjunta Altán Redes y CFE Telecom e Internet para Todos, se redujo para el cierre de este año en 5,632 localidades. La explicación sobre esta reducción no la ha dado nadie. Conforme a la información pública disponible, Altán Redes que tiene a su cargo el proyecto de desplegar una red compartida mayorista, para lo cual tiene en exclusiva la explotación de la banda de 700 MHz, avanza en términos de cobertura conforme a lo previsto.

De acuerdo con información que reporta la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, al cierre de septiembre, Altán ya tenía cobertura en localidades que representan en conjunto 63 millones 20,805 habitantes, lo que representa un 56.10% del total de mexicanos. Para enero de 2022, deberá cubrir al 70%, y hasta enero de 2024 se supone que alcanzaría al 92.2 por ciento. Pero reitero, estos son compromisos que venían de antes. Así que bien valdría preguntar al presidente a qué se refiere con que los compromisos se cumplen. ¿Los compromisos de quién?

Fuera de los avances que reporta Altán, respecto a su propio proyecto, no hay forma de constatar en algún otro reporte los avances que señala el presidente sobre el trabajo que esta empresa estaría llevando a cabo de manera conjunta con la empresa que se creo en esta administración bajo el argumento de que el porcentaje del territorio mexicano con cobertura de Internet era muy bajo y que los operadores privados no harían el esfuerzo de llevar Internet a muchas zonas del país, razón por la cual se requería un esfuerzo desde el ámbito del gobierno, me refiero a CFE Telecom e Internet para Todos.

La página de Internet de CFE, en la sección que se supone corresponde a CFE Telecom e Internet para Todos, penosamente no aporta ningún dato cuantitativo sobre los posibles avances con relación al mandato que se le dio. Es decir, no hay forma de contrastar avances contra metas establecidas, así como tampoco una rendición de cuentas sobre los recursos presupuestales que el Congreso de la Unión aprobó para el presente ejercicio. No se tiene información de cómo prestará a la población los servicios de acceso a telecomunicaciones, entre ellos el de Internet, que es el objetivo central al haber creado esta empresa.

Asimismo, vale la pena aclarar que los servicios de Altán no son gratuitos, así como que en el momento en que habilite una localidad para la prestación de su servicio mayorista, cualquier operador comercial estará en posibilidad de usar su red para prestar servicios minoristas en esa localidad, no solo CFE Telecom e Internet para Todos. Por lo que parece que va siendo el momento de que el gobierno aclare cuáles son los verdaderos alcances de sus planes y que rinda cuentas precisas sobre dónde realmente estamos parados. Independientemente de ello, las cifras muestran una cruda realidad: no hay forma de que en 2022 se conecte con Internet a todo México.

Share.