¿Saldrá AT&T de México?

0

2019-10-11

Trascendió que la compañía americana de telecomunicaciones AT&T llegó a un acuerdo para vender su negocio en Puerto Rico y las Islas Vírgenes a Liberty Latin America por 1 mil 950 millones de dólares.

La negociación incluye los activos de redes, incluyendo el espectro radioeléctrico, así como todos los inmuebles, y la totalidad de sus clientes, entre los que cuentan con 1.1 millones de usuarios de telefonía móvil.

Esto después de que el fondo de inversión Elliott Management reveló que tiene una participación minoritaria de la empresa AT&T, equivalente a 3 mil 200 millones de dólares y que exhortó al consejo de administración a reestructurar la compañía; en un plan para vender una serie de activos no estratégicos o poco rentables, y con el propósito de reducir el apalancamiento en el que se encuentra la telefónica.

Es sabido que AT&T no va bien en México. A pesar de las enormes inversiones que ha realizado apenas alcanza el 14.8 por ciento del mercado móvil, después de cinco años de haber entrado al país. Esto sumado a que la empresa ha cambiado tres veces de director en México en el mismo plazo.

Por otro lado, la reforma de telecomunicaciones en general, y la regulación aplicada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), en lo particular, si bien ha tenido algunos buenos efectos como lo es la baja en las tarifas de los servicios, no ha podido reducir la concentración de mercado. Éste sigue altamente concentrado por el agente económico preponderante con el 63 por ciento.

Por si fuera poco, Telefónica, la empresa española de servicios móviles, que también atraviesa por una apretada situación financiera, apenas llega al 21 por ciento de participación, y los operadores móviles virtuales (OMVs) no logran aterrizar un buen modelo de negocio que les permita alcanzar más allá del 1.5 por ciento del mercado.

Si AT&T no ha podido con el mercado mexicano, se vislumbra difícil que otra empresa extranjera de telecomunicaciones móviles le quiera entrar al quite. Por regulación de competencia seguramente sería negada la compra de AT&T por parte de Telcel. Y tampoco se ve factible que Telefónica esté en condiciones
de invertir más en México después de como le ha ido.

Es bastante incierto el panotrama para la empresa estadounidense en México. Pero seguramente sus activos en este país están en la mira del fondo de inversión Elliot Management y del consejo de administración de la empresa.

Share.