Producción petrolera a la baja

0

2019-06-25

A principios de este mes, en un evento del sector energético, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, rechazó que se esté dando una caída en la extracción de petróleo crudo en nuestro país. De hecho, afirmó que “cuando llegamos se estaba produciendo 1 millón 620,000 barriles y ahora se ha estabilizado la producción”. Pues bien, resulta que Pemex tiene otros datos, como de manera recurrente dice el presidente López Obrador.

De acuerdo con el reporte estadístico que se encuentra en el sitio de Internet de la empresa productiva del Estado, la producción de crudo en México en el mes de mayo fue de 1 millón 663,000 barriles por día, lo que de acuerdo con el propio Pemex, coloca la producción promedio para los primeros cinco meses del año en 1 millón 670,000 barriles diarios. Este promedio, está por debajo de la meta que el director de Pemex Octavio Oropeza, después de revisarla a la baja por tercera vez este año, anunció en abril pasado, de 1 millón 713,000 barriles diarios para el 2019, también en promedio. Y bueno, ya ni hablamos de la meta que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público estableció en los Criterios Generales de Política Económica para el 2019 que envió a la Cámara de Diputados en diciembre pasado.

Con la caída del mes de mayo, se acumulan tres meses consecutivos con producción a la baja, lo que desmiente para empezar los dichos de la secretaria Nahle, que se ufana de que la producción se ha estabilizado. Es evidente que la nueva administración no ha sido capaz de revertir la caída en la producción. Es verdad, aún es temprano para emitir juicios irrebatibles, pero sí estamos a tiempo para señalar que no les están saliendo los planes que tanto presumieron al iniciar. El panorama parece complejo cuando han hecho todo lo posible para desmantelar o inhibir la reforma energética del 2014.

T-MEC y la preponderancia en telecomunicaciones

Finalmente la semana pasada, el Senado de la República aprobó el Tratado entre los Estados Unidos Mexicanos, Estados Unidos de América y Canadá (T-MEC), que en su capítulo 18 detalla los compromisos que adquieren los tres países en materia de telecomunicaciones. Sobre este tema no hay que perder de vista que el T-MEC establece una serie de obligaciones y/o restricciones que deben prevalecer para los “proveedores importantes”, entendidos éstos como aquellos operadores de telecomunicaciones con la capacidad de afectar de manera importante las condiciones de participación en el mercado, especificándose que en el caso de México, dicha figura incluía al agente preponderante en telecomunicaciones.

Particularmente destaca el hecho de que cada país deberá asegurar que el proveedor importante en su territorio, otorgue a un proveedor de telecomunicaciones de otro de los países involucrados, un trato no menos favorable que el otorgado por tal proveedor importante en circunstancias similares a sí mismo, sus subsidiarias o sus afiliados, respecto a la disponibilidad, suministro, tarifas o calidad de los servicios de telecomunicaciones. Asimismo, que México de manera expresa, reafirmó los principios subyacentes a la reforma de telecomunicaciones del 2013, y en consecuencia a la imposición al agente preponderante de las medidas necesarias para prevenir que se afecte la competencia.

Sin duda, los compromisos adquiridos por nuestro país en el marco del T-MEC aprobado recientemente, y que todo indica entraría en vigor en el 2020, no podrían pasarse por alto por las autoridades de nuestro país, ahora que el agente preponderante, América Móvil, anda buscando de manera afanosa el continuar nulificando las medidas que le fueron impuestas tras la reforma de telecomunicaciones, ya sea eliminando la prohibición del conocido “efecto club” o, incluso, tratando de modificar la forma en que el Instituto Federal de Telecomunicaciones debe medir la preponderancia, acciones que tendrían entre sus principales damnificados, al operador estadounidense, AT&T, quien entró al mercado mexicano confiado de la estabilidad del marco constitucional y legal aprobado por el Congreso de la Unión.

Share.