En México los medios tradicionales le ganan a los digitales.

0

2019-03-05

En años recientes hemos sido testigos de una rápida transformación en el ecosistema de medios a nivel internacional, incluso, se llegó a tener la percepción de que los medios de comunicación tradicionales (prensa, radio y TV) tenderían a desaparecer. Sin embargo, a nivel mundial, los grandes grupos mediáticos comenzaron a adaptarse a las nuevas tendencias, algunos más rápido que otros.

Uno de los casos emblemáticos es el del periódico The New York Times, que se repuso de una caída estrepitosa en el consumo y publicidad de su formato impreso, y hoy reporta más de 3.4 millones de suscriptores digitales, lo que representa 80% de sus suscriptores totales y 36% de sus ingresos anuales (2018).

El pasado 1 de marzo, comScore (empresa especializada en medición de audiencias digitales) dio a conocer su más reciente ranking de resultados de consumo de sitios web en México, en el que se ubicó una audiencia digital total de 69.5 millones de usuarios, casi un millón de personas más que lo registrado en enero de 2018. Aquí les presento algunos datos que destacan en su comportamiento en este arranque de año:

El interés aumentó en la categoría de “Noticias e Información” por el combate al huachicol y el accidente en Tlahuelilpan, así como otros temas abordados en las conferencias matutinas del Presidente López Obrador. En lo relacionado con el segmento de Deportes, se observó un inicio “flojo”. Esto último, en buena medida obedece a que en enero hubo poca actividad, por el inicio del torneo Clausura 2019 de la Liga MX.

Por otra parte, la competencia frontal entre los medios nativos digitales y los medios tradicionales se ha encarnizado y, sorpresivamente, siguen ganando los tradicionales. Según el ranking Top 100 de comScore, este enero, los principales generadores de contenido mexicanos (quitando páginas de servicio como Google, Facebook, Microsoft, entre otros) fueron: 1.- Grupo

Televisa (con 20.9 millones de usuarios únicos mensuales), 2.- Grupo EL UNIVERSAL (18.9 millones), 3.- Grupo Imagen (17.8 millones), 4.- Grupo Milenio (11.2 millones) y 5.- Grupo Salinas (11.1 millones).

Así, estos grupos, en enero, lograron ganar a portales nativos digitales como Uno Tv, Grupo SDP o La Neta Noticias, aunque estos siguen estando dentro de los primeros lugares. La competencia es pues permanente, pero da gusto ver que todos los medios mexicanos están dando la batalla por brindar contenidos de buena calidad a las audiencias digitales mexicanas.

Y lo anterior sin descuidar sus formatos tradicionales. Además, México es el único país en donde los líderes mundiales en el mercadeo digital —como Netflix o Amazon— se anuncian justo en algunos medios tradicionales. Así, los medios mexicanos, que han liderado por décadas el mundo de habla hispana vía los medios tradicionales, lo siguen haciendo, en México y el resto del mundo, pero por lo robusto de sus contenidos digitales.

Cambiando de tema. Secuelas de la fusión Disney-Fox: luego de que el regulador brasileño antimonopolio, Consejo Administrativo de Defensa Económica —el CADE— hiciera público el expediente, surge información interesante:

i) Brasil fue el eje de la negociación/operación para toda América Latina. Fue el único país donde el Presidente de Disney Corp., Bob Iger, visitó a los reguladores. También, documentos oficiales muestran que los representantes de Disney-Fox se reunieron 35 veces con los del CADE. En ningún otro país hubo tantas reuniones formales. En México, sólo hay registro de un encuentro.

ii) En Brasil se acordaron los términos generales de la fusión: según relatan los comunicados del CADE, así como el voto particular de uno de sus Consejeros, Paulo Burnier, el formato general de la aprobación es con base en lo dictado en Brasil, para cuando menos Chile y México. De hecho, en las versiones transparentadas por el CADE, el proyecto de resolución elaborado por la Unidad de Competencia Económica del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), fue remitido a los Consejeros del órgano regulador brasileño, desde el pasado

iii) ¿Quién en el IFT colaboró con los brasileños? La colaboración entre órganos reguladores de distintos países pudiera parecer lógica, sobre todo cuando estamos ante operaciones con impacto transnacional. Sin embargo, hay una delgada línea entre compartir información con reguladores extranjeros e incumplir las prohibiciones legales de no revelar información (a nadie) de los expedientes en estudio. Valdría la pena una reforma legal para que el IFT (u otros reguladores mexicanos) no cayeran en supuestos de incumplimiento a la ley de competencia y, a la vez, se fortalezca el intercambio internacional de información.

Share.

About Author

Abogado y analista para Televisa, ACIR, RadioFormula, IMER y periodico El Universal