Conéctate con nosotros

¿Qué estas buscando?

Noticias

Los metadatos, esa nueva minería que cambió el entretenimiento

La metadata es la sangre que hoy en día impulsa un universo en expansión de contenidos, tanto por televisión como por internet. Por ello se ha vuelto indispensable la labor de captación y proveeduría de información para sectorizar la oferta. Conversamos con especialistas de Nielsen Gracenote y Nielsen IBOPE.

 

Los datos, el oro de los tiempos que nos atañen. Hoy en día, con una sociedad hiperconectada y ante una oferta inabarcable de consumo de productos culturales y de entretenimiento en línea, un nuevo tipo de fuente de poder va ganando terreno: los datos, ese rastro que dejamos con nuestra presencia en internet, por mínima que sea.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de Información de los Hogares 2020, del Inegi, unos 84 millones de mexicanos son usuarios activos de internet y pasan en promedio 94 horas semanales conectados, es decir proveyendo datos sobre sus hábitos de consumo. De ellos, al menos el 58% consume contenidos de distintas plataformas y estas, a su vez, asimilan la información que los usuarios revelan con cada elección, tiempo de permanencia y perfil sociodemográfico.

En el capítulo “Big Data” de su podcast Solaris, el escritor español Jorge Carrión advierte que actualmente sólo se analiza de un modo útil el 5% de los datos que hay en internet, pero según la tendencia, cada vez más información vertida por nosotros en la web será procesada, utilizada e interpretada. Y añade: “en el siglo XXI cada vez tiene menos sentido la extracción de minerales en la naturaleza (…) pero en ese mismo panorama ha nacido una nueva ciencia, la ciencia de datos, y con ella, una nueva práctica: la minería, no de metales, sino de datos, de grandes y monstruosas cantidades de datos”.

Cosechando información

Una de las compañías dedicadas a esa minería de datos para servicios de distintos mercados es el conglomerado Nielsen, mismo que también incurre en la industria del entretenimiento con brazos de estudios focalizados, como Nielsen Gracenote, que proporciona a creadores, distribuidores y plataformas una selección de metadatos sobre consumo de entretenimiento; o como Nielsen IBOPE, dedicado al estudio del comportamiento de las audiencias y su relación con la actividad publicitaria.

El Economista conversa con Gabriel Ellstein, líder y especialista de Gracenote, y Ana Laura Barro, client business partner en Nielsen IBOPE, para conocer sobre la evolución de las audiencias y su impacto en la industria del entretenimiento.

“La metadata ha evolucionado de la mano de las plataformas, porque es la sangre que impulsa el sistema”, comparte Gabriel Ellstein. Hemos superado esa época, dice, dominada por el contenido dictado únicamente por cinco canales de televisión abierta. En cambio, hoy en día la oferta alternativa es diametralmente más grande, con más de 300 canales de televisión cerrada y unas 89 plataformas de servicios streaming operando en el país, mismos que disponen de una oferta de más de 34,000 películas y más de 8,000 series, de acuerdo con información a 2021 del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Y ese mar de contenidos seguirá creciendo, según indican las tendencias. Nada más en el último lustro, la oferta de entretenimiento streaming duplicó. Por si fuera poco, la oferta de contenidos vía YouTube es inabarcable. Nada más en 2019 se subían unas 500 horas de contenidos por minuto. Estos pequeños pero reveladores datos son solo el esbozo de lo monstruosa que resulta la marea de información que aportamos y a la que tenemos acceso hoy en día.

Gracenote, comparte Ellstein, opera en México desde hace unos siete años en la recopilación de información sobre contenidos de entretenimiento y tiene por principales clientes a gran parte de las televisoras más importantes de la región, que siguen aprendiendo de nuestros hábitos para la construcción de sus programaciones.

¿Quién modifica a quién: los contenidos o las audiencias?

“Quien está modificando tanto la medición como lo que transmiten los mismos medios es el consumidor”, responde Ana Laura Barro. Por ejemplo, comparte información sobre el comportamiento de los consumidores en el desconcierto inicial de la pandemia:

“Cuando vino la pandemia, el encendido de televisión creció un 12%, es decir, los hogares tuvieron la televisión encendida un promedio de nueve horas al día. Había tanta información no verificada en internet y por cadenas de redes sociales que la gente comenzó a acudir a la TV en busca de una fuente confiable, para entender qué estaba pasando”.

Una vez pasada esta necesidad de fuentes certeras de información, relata la especialista de Nielsen IBOPE, se vino la explosión de la oferta de entretenimiento en internet, con datos como los explicados más arriba, pero, precisa, “definitivamente la televisión abierta sigue siendo la plataforma que genera más audiencia”.

Y es que de acuerdo con el IFT, a 2021 el 94% de los hogares en México reportaba tener televisión y el 75% de esas personas con televisión reconoció que ve los contenidos abiertos continuamente. Los canales líderes son Las Estrellas, Canal 5, Azteca 7 y Azteca Uno.

En resumen, todos nuestros hábitos audiovisuales son evaluados y compartidos con las compañías de producción, distribución y transmisión de contenidos culturales y de entretenimiento. ¿Somos conscientes sobre la información que confiamos cada vez que decidimos ver un contenido?

También te puede interesar

Internacionales

2018-11-21 Uno de los grandes inventos de la historia de la humanidad es, indudablemente, la televisión. La ‘caja tonta’ fue un hito que nació...

Nacionales

Aunque el objetivo de desarrollar este tipo de herramientas digitales —computadoras, celulares, páginas de internet, aplicaciones— siempre ha sido facilitar las tareas que como...

Nacionales

2021.03.23 Vía El Financiero Como seguramente ya sabes, este martes 23 de marzo todos los usuarios de banca en línea o en celular tendrán que...

Nacionales

  Vía El País Para poder tener acceso a una línea de teléfono móvil, los mexicanos tendrán que entregar casi todos sus datos personales al...