¿Y los medios públicos?

0
Javier Tejado Dondé

Recientemente hemos escuchado exhortos a la “apertura” informativa, e incluso, hasta de supuestas “censuras” en la radio y la televisión. Estos llamados han sido realizados por personas, en su mayoría, con posiciones ideológicas identificadas con la izquierda.

El primero de ellos, fue el caso de la periodista Carmen Aristegui quién, una vez finiquitado su contrato no fue recontratada por Grupo Prisa. Ante ello, la periodista, como muchas de las voces a las que daba espacios, argumentaron un caso de “censura”. De igual manera el ex candidatos presidencial Andrés Manuel López Obrador ha insistido en un “cerco informativo” en su contra. Además que el día de ayer hizo un llamado a los medios electrónicos (privados) a abrir sus espacios para un “debate” en torno a la reforma energética.

Si bien los argumentos que han dado ambos personajes no son fundados para argumentar censura oficial o proveniente de los concesionarios de radiodifusión, el hecho es que los argumentos y forma de pensar de un importante sector de la sociedad (y la política) mexicana no están encontrando medios de comunicación que satisfagan sus intereses o necesidades. Incluso, muchas de sus posiciones y críticas han venido desapareciendo de la radio y la televisión. Esto no necesariamente tiene que ver con censura, pero sí con manejos editoriales que no comulgan con este tipo de filosofías y/o con criterios periodísticos que privilegian otro tipo de información.

Justamente para que esas voces no se “pierdan” en los países democráticos se ha avanzado en la figura de los “Medios Públicos”. Ellos deben ser un reflejo de todas las corrientes de opinión y estar abiertos a que múltiples formas de pensamiento encuentren cauce a la comunicación masiva. Sin embargo, en México algo anda mal que estas importantes voces, estemos o no de acuerdos con ellas, no están encontrando la transmisión de sus mensajes. Función que debieran cumplir, cuando menos, por definición, los llamados “medios públicos”. Pero llegamos al extremo que la periodista “censurada” y el ex candidatos “vetado” ni siquiera consideran aparecer en los medios públicos con que cuenta el País. Todo el debate gira en torno a los medios privados. Y, obviamente, los medios públicos – a diferencia de la mayoría de los medios privados- ni siquiera tienen la iniciativa de abrir espacios para estas corrientes de opinión. Así, los medios públicos se han desdibujado del actual debate.

No son pocos los medios públicos de que dispone el estado para abrir espacios a pensamientos divergentes: los canales 11 y 22; las 17 estaciones del IMER, y Radio Educación, todas ellas sectorizadas en la SEP y con un presupuesto para 2008 de 626 millones de pesos. Esta amplitud de medios públicos hace inexplicable la falta de espacios para amplios sectores de la sociedad, y hace patente la necesidad de cambiar hacia un modelo que sirva a todas las corrientes de pensamiento. A su vez, consolidaría una dinámica periodística que los medios privados no podrían ignorar.

Cambiando de tema…

1.- Las licitaciones de espectro para servicios de telecomunicaciones en EU están siendo un acontecimiento. Se están licitando bloques de frecuencias en la banda de 700 MHz, misma que será liberada en 2009 por las estaciones de televisión abierta (que serán digitales). Hay dos elementos que sobresalen de las licitaciones: que los postores sean secretos, lo que busca disminuir posibles prácticas anticompetitivas, para incrementar la eficiencia de la subasta; y, que al día de hoy hayan reunido 19 mil 300 millones de dólares en posturas. Esta cantidad es casi 7 veces mayor al precio de referencia que había puesto la FCC y representa 13 por ciento del plan de rescate económico que acaba de aprobar el Congreso norteamericano.

Para México, las licitaciones que se están realizando en EU tienen lecciones importantes: para la SCT, que los inversionistas tienden a dar mayor valor al espectro cuando las coberturas geográficas son de tamaño significativo. La lógica detrás de ello, es que la inversión en redes de telecomunicaciones, entre ellas las móviles, tiende a ser mucho más eficiente, desde el punto de vista económico, a mayor tamaño. Además que coberturas geográficas extensas ayudan a disminuir problemas de interferencias.

Para la Suprema Corte la lección es que, contrario a su fallo en la Ley de Telecomunicaciones (2007) en EU se está autorizando que los ganadores de espectro den cuanto servicio les sea factible dar (servicios móviles, fijos e incluso radiodifusión) en aras de avanzar la convergencia (no licitando por servicio).

Para el Congreso y para el Gobierno, la moraleja es que deben de avanzar en la digitalización de toda la radio y la televisión mexicana. El lograr este objetivo liberará y reordenará importantes cantidades de espectro, mismo que -una vez licitado- permitirá recaudar importantísimas cantidades al Estado mexicano además de abrir la puerta a más proveedores de servicios en telecomunicaciones. La complejidad de la digitalización en México; las cargas económicas que desde el Congreso se le pone a operadores de radio y televisión; y, la carencia de una política de financiamiento a la digitalización en los medios públicos están condenando al País al anacronismo tecnológico.

2.- Interesante la comparecencia de la talentosa directora de Sepomex, Purificación Carpinteyro. ¡Va al Senado a acusar a legisladores por el envío masivo (gratuito) de cartas! Curioso el lugar en dónde realiza la acusación, pero también que, pese a que ella no reveló nombre alguno, a los pocos minutos el indiciado -por filtraciones- era el Senador Jorge Mendoza, mismo que tiene vínculos con Grupo Salinas. Toda vez que lo realizado por el Senador Mendoza, para comunicarse con su electorado, no es ilegal (para ello es la franquicia) más bien parece que la SCT está dando “golpes bajos” a Grupo Salinas por el conflicto existente en las devoluciones millonarias que ha logrado Unefon.

Javier Tejado es fundador y consejero del IDET y director de Información de Televisa. Las opiniones vertidas no necesariamente representan la opinión de las instituciones.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image