Precios del servicio de telefonía móvil: ¿Tarifas planas o penetración del servicio?

0

Carlos Silva Ponce de León
www.csilva.net

Estamos a menos de un año de que se cumplan 10 de la introducción de una de las medidas regulatorias más exitosas en el mercado de las telecomunicaciones en México: la modalidad “el que llama paga” en el servicio de telefonía móvil.

Fue a partir de esa medida y por su permanencia durante estos años, que una gran mayoría de la población mexicana ha podido acceder por primera vez a servicios de telefonía e incluso, más recientemente, también a servicios de acceso a Internet.

Con 15 millones de líneas residenciales, sólo el 55% de los hogares mexicanos cuentan con una línea de telefonía fija, mientras ya estamos cada vez más cerca de contar con 80 millones de teléfonos móviles en el país, los cuales son mayoritariamente usados por consumidores (personas comunes como usted y como yo) más que por instituciones (empresas, organismos de gobierno) donde la penetración del servicio se ha mantenido en cifras de un dígito.

La firma Analysys Mason en su reporte “¿Qué parte paga? : el impacto en los mercados móviles” es tajante al definir la entrada de la modalidad “el que llama paga” como la responsable de que algunos países tengan mayor penetración que otros. El estudio comenta que al hacer posible contar con un teléfono de prepago para usarlo primordialmente para llamadas entrantes, que son gratuitas, los países Europeos cuentan con más 1 línea móvil por habitante (España 105% de penetración y 120% para el Reino Unido), comparado con penetraciones del 50% para Canadá y 75% para Estados Unidos, ambos países que no cuentan con la modalidad “el que llama paga”.

Por otro lado, los usuarios de Estados Unidos y Canadá al sacrificar la penetración del servicio, gozan de planes tarifarios ilimitados económicos que son poco comunes en sus contrapartes europeas o latinoamericanas. En el caso latinoamericano, donde prácticamente todos los países optaron por “el que llama paga” es obvio que la decisión de la autoridad se enfocó en renunciar a ese beneficio para los usuarios de alto uso en planes de contrato (menos del 10% de los usuarios totales) a favor de que más usuarios tuvieran la posibilidad de contar con un teléfono.

En ese sentido, cobra vital importancia que el regulador genere los mecanismos para determinar una tarifa de interconexión que permita la viabilidad del servicio así como su asequibilidad para una mayor parte de la población. A partir de un reporte de JP Morgan (Brazilian Mobile : The Interconnection Liability, 14 de diciembre de 2007, que destaca las altísimas tarifas de interconexión para “el que llama paga” en Brasil) se puede estimar que en promedio, las tarifas de interconexión mexicanas en el año 2007 eran: 45% más económicas que las brasileñas, 10% más bajas que las de un promedio de los países de la Unión Europea y 23% más caras que las de Argentina.

Este último dato no es para genera preocupación, pues la reducción en la tarifa de interconexión, que fue previamente programada para el primer día de enero de 2008, nos coloca apenas 10% arriba del nivel de Argentina en este año y probablemente (contingente a que el regulador argentino no reduzca sus tarifas) en 2009 estaremos a la par con la reducción adicional programada para entonces.

En años recientes, la autoridad mexicana se ha preocupado por mantener los beneficios de “el que llama paga” (mayor teledensidad al favorecer la difusión de planes de prepago) sin dejar de crear incentivos para la productividad de los operadores que se traduzcan en mejores precios al usuario (reducción gradual de la tarifa de interconexión). Ambas acciones, han sido clave para lograr la meta de que más mexicanos se mantengan comunicados.

Carlos Silva Ponce de León es Secretario del Consejo Directivo del IDET. Las opiniones aquí expresadas son suyas.

 
Compartir.

Acerca del Autor

Author Image