Entre redes

0

Por: Eduardo Ruiz Vega | La Razón | 3 Agosto 2015

El proceso para la instalación, inicio de operaciones y explotación de la red pública de telecomunicaciones compartida a ser desplegada en la banda de frecuencias de los 700 MHz (la “Red Compartida”), continúa con un nuevo ejercicio de consulta pública.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en coordinación con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), publicó el pasado 17 de julio en su sitio de Internet un documento de “criterios generales”, como paso previo a la emisión de las pre-bases del proceso de licitación respectivo. El primer aspecto destacable en torno a los criterios delineados, aplicable también al proceso en su conjunto, es la publicidad y transparencia con la cual el Gobierno Federal está actuando.

La Red Compartida ha sido concebida como una herramienta fundamental en el nuevo orden introducido al sector de las telecomunicaciones, producto de la reforma estructural, constitucional y legal, que arrancó con la presente administración. Es una herramienta que ha generado polémica, ya que sus postulados se apartan del modelo de desarrollo del sector que privó durante la vigencia de la Ley Federal de Telecomunicaciones de 1995, hoy abrogada.

Dos son los principios rectores que determinarán el diseño del proceso de licitación o concurso para el despliegue y operación futura de la Red Compartida: incremento de las condiciones de “competencia efectiva” en el mercado y ampliación de la oferta de servicios móviles para la población ubicada en zonas carentes de cobertura o con oferta de servicios limitados. Ambos principios, y ahí radica la complejidad de este proyecto encabezado por el Estado, deben conciliarse para volverse complementarios y no excluyentes entre sí.

Es así como la Red Compartida nace con una reserva de espectro radioeléctrico sin precedentes: 90 MHz, en una porción del espectro valiosísima por sus características técnicas, la banda de 700 MHz, misma que en otras latitudes, como los países vecinos del norte y Europa, se percibe como la frecuencia “premium” para el desarrollo de los servicios móviles del futuro. En nuestro país, esta parcela espectral será destinada al desarrollo de este proyecto, en donde la entidad encargada de desarrollarlo habrá de fungir como un proveedor de servicios intermedio, encargado de brindar capacidad de red a operadores de servicios existentes o futuros que serán a su vez, quienes atiendan de forma directa al usuario final.

La Red Compartida deberá ser instalada empleando tecnologías de punta pero, además, deberá incidir, para cumplir cabalmente con su objetivo, en la prestación de servicios móviles con una cobertura, calidad y precio que califique, según las mejores prácticas internacionales, como la oferta de servicio universal a favor de la población mexicana.

En otra época, ya superada, el énfasis de las políticas públicas en materia de telecomunicaciones se centraba en el acceso de la población al servicio tradicional telefónico de voz. En nuestra nueva realidad, la cobertura, calidad y precio, que definirán la posibilidad de acceso a la población, necesariamente debe centrarse en la banda ancha. Esta visión debe guiar los pasos restantes del proceso atinente a la Red Compartida, para justificar así la apuesta significativa de recursos esenciales comprometidos en su desarrollo.

ruizvegamex@live.com.mx
Twitter: @ruizvegamex

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image