Telecomunicaciones: ¿cómo va la reforma?

0

2019-03-06

Este mes, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) iniciará los trabajos de la segunda revisión bianual de los resultados obtenidos por la regulación asimétrica impuesta a los agentes económicos preponderantes. Pero vayamos a los números. En el sector telecomunicaciones existen tres mercados principales: 1) telefonía y banda ancha fijas, que representa el 21%; 2) telefonía y banda ancha móvil, que corresponde al 60% del sector, y 3) televisión de paga, que tiene el 18.9%, todo ello medido en ingresos. Al cuarto trimestre de 2018, América Móvil concentra el 59.4% de los ingresos totales, tomando en consideración los tres mercados antes señalados, lo que corresponde a casi 1% más de lo que tenía al 31 de diciembre de 2017.

Lo anterior significa que aún después de cuatro años y medio de regulación asimétrica, seis de cada diez pesos que genera el sector telecomunicaciones en su conjunto van para América Móvil, que en México opera a través de Telmex, Telnor y Telcel. Aunque esto implica todavía una concentración excesiva, debemos reconocer un avance respecto de la concentración que existía a principios de 2015, cuando empezaron a tener efectos algunas de las medidas implementadas tanto por el IFT como por la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión en 2014. Al primer trimestre de 2015, América Móvil concentraba el 64.9% del sector, lo que implica una disminución de 5.5% en cuatro años. Si se mantiene el ritmo, es probable que en ocho años más, América Móvil esté en posibilidad de que el IFT analice la pertinencia de eliminar o limitar su regulación asimétrica.

No obstante, cabe hacer notar que a raíz de algunos juicios de amparo ganados por América Móvil se han revertido algunas de las medidas de regulación asimétrica que le habían sido impuestas, particularmente la tarifa de interconexión cero, lo que en poco tiempo se tradujo en un repunte en su porcentaje de concentración. Durante 2017 se observó su nivel mínimo de concentración de ingresos hasta ahora, pues llegó a ser de 58.6% de los ingresos, un 0.8% menor de lo reflejado al 31 de diciembre de 2018. Del mismo modo, el índice de concentración Herfindahl-Hirschman alcanzó un mínimo de 3,626.6 puntos en el primer trimestre de 2017 para repuntar a 3,814.0 puntos en el tercer trimestre de 2018. Esto implica que a raíz de la eliminación de la tarifa de interconexión cero, el mercado se ha ido reconcentrando en América Móvil.

Para revertir esta tendencia a la reconcentración, el IFT deberá lograr la implementación efectiva de la separación funcional de Telmex y Telnor, que si bien fue ordenada hace dos años, durante la primera revisión bianual de las medidas de preponderancia, a la fecha no ha sido concretada y sus efectos son imposibles de medir pues aún no opera. La separación entre las operaciones minoristas y mayoristas de Telmex-Telnor es una medida indispensable para evitar la discriminación de los competidores respecto del trato que éstas otorgan a sus propias operaciones al menudeo.

Recordemos que los competidores de Telmex-Telnor son también sus clientes y que sólo puede haber competencia efectiva si éstos reciben el mismo trato que Telmex-Telnor otorgan a sus unidades de venta y servicio al usuario final, de tal forma que su control sobre insumos esenciales no les dé una ventaja indebida en un sector altamente concentrado.

Si bien, como señalé arriba, en cuatro años América Móvil redujo su participación en un 5.5%, no podemos dejar pasar inadvertido que la diferencia que lo separa del segundo lugar en el sector es simplemente abismal: casi 37% de diferencia y de ahí para abajo todas las demás empresas. Es precisamente el diferencial de participación entre el preponderante América Móvil y su más cercano competidor, el que nos puede poner en perspectiva el tamaño del reto que aún tiene por cumplir el IFT para lograr condiciones de competencia efectiva.

En esta revisión, el IFT también habrá de dar contestación a las cientos de denuncias presentadas por los competidores respecto de incumplimientos por parte de América Móvil a las medidas de preponderancia. La principal queja de la industria es la deficiente supervisión por parte del IFT y su nula actuación ante los incumplimientos denunciados.

(Datos de CIU)

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image