Sí hay prisa

0
Federico González Luna Bueno
El Financiero

Uno de los primeros temas que debería atender el próximo gobierno federal concierne a la licitación de frecuencias para servicios de banda ancha. A juzgar por la velocidad a la que han avanzado las cosas en el pasado reciente, este tema tendría que atenderse con urgencia.

Consideremos cuatro datos:

1) De acuerdo con The Competitive Intelligence Unit, la penetración de servicios de banda ancha en México, fija y móvil, alcanza apenas 14.4 millones de accesos, cifra que nos pone casi en último lugar entre los países de la OCDE. Sorprende el caso de Chile, que en apenas un año pasó de una penetración del 7.3 al 17.4 por ciento, es decir un incremento del 138 por ciento, lo que hace ver lo que sería factible hacer en México con una organización más eficiente.

2) El segundo dato relevante que hace patente que la licitación de más frecuencias es un tema prioritario y urgente es el reciente anuncio de Nextel y Telefónica en cuanto a que en este mes iniciarán la oferta de servicios móviles de cuarta generación (4G), lo que será posible gracias a que utilizarán las frecuencias que obtuvieron en concesión como resultado de las licitaciones 20 y 21, realizadas en el primer semestre de 2010.

Lo preocupante es que la construcción de las licitaciones 20 y 21 inició mucho antes, en marzo de 2008, cuando la Cofetel propuso a la SCT el programa de licitaciones respectivo. En total tuvieron que pasar cuatro años y medio para que una propuesta de licitación se convirtiera en servicios concretos disponibles para la población. Es un plazo muy largo, sobre todo si consideramos que tanto Nextel como Telefónica contaban con amplia infraestructura de transmisión en múltiples puntos del país. Imaginemos, en cambio, los años adicionales y complicaciones que deberá pasar cualquier empresa nueva que quiera sumarse al mercado mexicano de servicios móviles.

3) El 19 de septiembre último la Cofetel resolvió cuál será el modelo para la segmentación de la banda de 700 MHz. Lo anterior es de suma relevancia, pues se traduce en que se tenga ya la definición indispensable para poder asignar la banda de frecuencias considerada en el mundo como la de mayor importancia para el desarrollo a mediano plazo de los servicios de telecomunicaciones de banda ancha.

4) El cuarto dato que redondea el enfoque que pretendemos mostrar es el alto grado de concentración del mercado de servicios móviles existente en México, en el que un solo operador cuenta con más del 70 por ciento de número total de clientes del país. Así las cosas, en el escenario mexicano encontramos: a) una baja penetración de servicios de banda ancha; b) una preocupante lentitud para que los programas de gobierno se conviertan en realidad; c) definiciones claves en torno al uso de la banda de frecuencias de telecomunicaciones más importante, y d) una elevada concentración del mercado móvil.

Para describir mejor la problemática podemos señalar que si la Cofetel se abocara de lleno al tema de la licitación de la mencionada banda de los 700 MHz e hiciera hoy a la SCT la correlativa propuesta de licitación, tendríamos que el uso público y comercial de estas frecuencias empezaría a darse a mediados del año 2017. Al menos eso es lo que nos dice la experiencia obtenida de las licitaciones 20 y 21.

De esta forma, si la siguiente administración federal empezara a ocuparse del tema a mediados del siguiente año, tendríamos que el uso de las frecuencias, en el mejor de los casos, iniciaría en el año 2018, cuando estará por terminar el periodo del gobierno próximo.

Casi nadie pone en duda que como país nos costará mucho trabajo dar un salto cuantitativo en materia de banda ancha si no aprovechamos intensamente la banda de 700 MHz, cuyas frecuencias están pendientes de licitarse.

El costo de continuar esta situación sería inmenso para la población y para el desarrollo económico del país. No tenemos tiempo que perder.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image