Politizar las redes (II)

0

Rodrigo Pérez Alonso
Excélsior

En un nuevo capítulo de controversias en el sector de las telecomunicaciones, la semana pasada la SCT decidió rescatar 190 MHz de espectro radioeléctrico sobre los cuales MVS tiene 42 concesiones en la banda de 2.5 GHz. De nuevo, mucho se debate en los medios sobre las razones técnicas, políticas y de poder detrás de esta decisión. La SCT señala el desuso de las frecuencias y las rescata mientras que MVS alega una represalia del Presidente y la SCT.

Una vez más, la explotación de las redes de telecomunicaciones se politiza entre dos campos: los que consideran la decisión de la SCT acertada y los que definitivamente la consideran una mala noticia para el sector; no hay justo medio. La litis del asunto es el rescate y uso de una cantidad de espectro que más que duplica la cantidad que utiliza actualmente Telcel y que tiene un valor social muy grande para un fin importante: incrementar el mercado de internet banda ancha. El asunto sale de cualquier argumento técnico (cosa de oír las declaraciones mediáticas de MVS y Carmen Aristegui en tono acusatorio contra el gobierno) y entra al campo de los dimes y diretes.

El trasfondo, como siempre, son los intereses económicos de los jugadores del sector de las telecomunicaciones y las sospechas, fundadas o infundadas, en contra de las autoridades. En este sector bipolar, con cada decisión, la autoridad gana un amigo y gana también un enemigo.

Pero, ¿qué está en juego? Y, ¿por qué la politización? El espectro radioeléctrico es un bien escaso necesario para poder operar y explotar comunicaciones inalámbricas en servicios como telefonía móvil e internet de banda ancha. En este caso, las frecuencias rescatadas representan un insumo vital para dotar de mayores opciones en estos servicios. Por ello el interés es tan grande: aquel que ostenta las mejores frecuencias y las más aptas para éstos es el que tiene una ventaja sobre la competencia. En este caso, MVS contaba con la mayor cantidad de espectro en una banda muy valiosa y subutilizada (en gran medida por años de desacuerdos con la SCT y la SHCP en los términos económicos y técnicos para el refrendo o los cambios a las concesiones sobre éstas). En términos económicos, todo parece indicar que este espectro representaba para MVS un importante activo para sus planes de expansión y sobrevivencia futuros. Sin embargo, ante el escenario adverso, decidió mejor acudir en primera instancia al tribunal de la opinión pública y a ciertos “analistas” para desprestigiar a las autoridades y su decisión.

Lo cierto de todo esto es que las frecuencias que se rescataron, si se logran separar de los alegatos judiciales que veremos en estos meses, representan una oportunidad inigualable para aumentar la competencia en telecomunicaciones y pueden ser uno de los ejes de un plan nacional de banda ancha integral, como el anunciado por Peña Nieto en campaña, para incrementar la competitividad de nuestro país. Todo lo demás es, nuevamente, politizar las redes.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image