Las “ofertas” del IFTelmex

0

Gerardo Soria

 

 

 

 

Gerardo Soria | El Economista | 26 de Agosto 2015

Hace apenas unos días concluyó la consulta pública del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) sobre las “ofertas” de referencia que Telmex-Telcel están obligada a realizar, dado su carácter de agente preponderante en el sector telecomunicaciones, respecto del acceso y uso de infraestructura pasiva (torres, postes y ductos); arrendamiento de enlaces; interconexión; reventa del servicio por operadores móviles virtuales, y roaming. Como ha pasado desde el principio, parece que el IFT trabaja para el ingeniero Slim y no para fomentar la competencia.

De entrada, a diferencia del resto de las consultas, en ésta el plazo lo fijaron en días naturales y no hábiles, para hacerlo más corto y que los comentarios sean menos; y para rematar, siguen con su necedad de autorizar ofertas sin precios, lo cual simple y llanamente las hace inoperantes. ¡Vaya, en la práctica, inexistentes!

Autorizar “ofertas” sin precios va en contra de la simple lógica y de cualquier experiencia internacional. El modelo que adoptó nuestra reforma constitucional y nuestra nueva Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión es el modelo europeo, en donde llevan más de 20 años de experiencia en materia de ofertas de referencia por parte de los operadores dominantes y, en ningún caso, existe la estupidez de una oferta sin precio ni condiciones técnicas claras, como pretende aprobar el IFT.

Los elementos sine qua non que de acuerdo con la experiencia internacional deben contener las ofertas de referencia son: 1) elementos de red relevantes; 2) información sobre la localización y disponibilidad de dichos elementos; 3) especificaciones técnicas y condiciones técnicas de acceso; 4) procedimientos de solicitud e instalación; 5) plazos de suministro y resolución de incidencias, y 6) precios y estructura de los mismos para los servicios y productos. Sobra decir que lo sometido por el IFT a consulta no contiene uno solo de estos elementos.

Me queda claro que los documentos fueron elaborados por Telmex-Telcel protegiendo sus propios intereses, y están en todo su derecho. Es el IFT el que no acaba de entender que en la negociación de estas “ofertas” la contraparte del agente preponderante es el propio IFT, quien está obligado a imponer al preponderante todos y cada uno de los elementos señalados en el párrafo anterior. Debe asumir el papel de un regulador y no el de un mero observador pasivo y condescendiente, cuando no cómplice. Llega a tal grado su negligencia que renuncia a sus atribuciones de resolución de controversias aceptando un arbitraje privado impuesto por el preponderante. ¡Valiente órgano constitucional autónomo!

Las “ofertas” son tan leoninas que Telmex y Telcel se otorgan el derecho para cambiar o cerrar infraestructura, o para terminar o rescindir anticipadamente los contratos de forma unilateral, y el IFT no dijo ni pío, cuando es práctica internacional que esto sólo se puede hacer previa autorización del regulador.

Por otra parte, el IFT parece tan novato que se le olvidó poner que Telmex-Telcel deben dar a sus propias operaciones el mismo trato que dan a los demás a través de un sistema electrónico de gestión que empiece a operar desde el primer día, y que garantice que si Telmex o Telcel necesitan un enlace, un poste o un ducto hagan fila como todos los demás en condiciones no discriminatorias.

Si mis sospechas son sueños guajiros y el IFT es un regulador honesto y no trabaja para el ingeniero Slim, podría echar un ojo a los más de 20 años que los mercados europeos de telecomunicaciones llevan utilizando las ofertas de referencia para establecer condiciones equitativas de competencia, aprovechar el conocimiento adquirido allí y utilizarlo como punto de partida para balancear las leoninas “ofertas” elaboradas por Telmex-Telcel.

Las ofertas de referencia no son documentos que sirvan de base para la resolución de controversias futuras, son regulación asimétrica ex ante aplicable por excepción sólo al agente preponderante. Mientras el IFT no entienda esto, poco cambiará la estructura de nuestro mercado de telecomunicaciones. Los cambios positivos que se han visto son producto de los aciertos de la ley, a pesar de los errores sistemáticos del IFT.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image