Las cuitas de AMX

0

Gerardo Soria

 

 

 

 

Gerardo Soria | El Economista | 7 de Octubre 2015

Dentro de las reformas en telecomunicaciones y competencia económica del 2013, se incluyó una muy trascendente, pero que no ha sido del todo entendida, o por lo menos ha sido pasada por alto por los críticos de la decisión del pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), mediante la cual declaró que en el expediente de la investigación realizada por la Autoridad Investigadora en materia de competencia económica no había elementos que permitieran demostrar que Televisa tenía poder sustancial en el mercado de televisión de paga.

Y es que desde el 2013, tanto en el IFT como en la Comisión Federal de Competencia Económica, se creó una Autoridad Investigadora autónoma que actuaría como una especie de fiscal, con atribuciones para investigar prácticas monopólicas y la existencia o no de agentes con poder sustancial. De encontrarlos, presentaría el caso en un procedimiento en forma de juicio ante el pleno, que actuaría como juez. Así, quienes pretenden ver el dictamen preliminar de la Autoridad Investigadora como una resolución del IFT en la que se declaraba a Televisa como agente con poder sustancial en televisión de paga, simplemente están refiriéndose al documento del fiscal de acusación, no a la resolución del juez. Ésta se dio la semana pasada, cuando al analizar el expediente en su integridad, cinco de siete comisionados concluyeron que si bien Televisa tiene una alta participación en el mercado, no tiene la posibilidad de fijar o manipular precios, restringir el abasto o la participación de competidores en el mercado.

De conformidad con la Ley Federal de Competencia Económica, para que un agente económico tenga poder sustancial en el mercado resulta indispensable que éste tenga la posibilidad de manipular precios, restringir el abasto o impedir que los competidores contrarresten sus acciones, y en éste caso el pleno del IFT no encontró en el expediente de la Autoridad Investigadora evidencia alguna de que Televisa pudiera hacer ninguna de las tres cosas. De ahí su resolución.

Los ataques de los medios afines a América Móvil (AMX) (ver la revista Etcétera, octubre 2015), en que afirman que el dictamen preliminar de la Autoridad Investigadora (fiscal de acusación) era la resolución del IFT, y que la resolución definitiva del pleno (sentencia) fue un cambio de opinión, son, cuando menos, una manipulación de la verdad. Pero de ahí a afirmar que como Televisa no tiene poder sustancial en televisión de paga lo único que puede salvar al usuario es darle al preponderante en telecomunicaciones, AMX, que concentra 80% del mercado de banda ancha en México, el derecho a prestar televisión de paga es querernos ver la cara de imbéciles a todos.

De conformidad con los artículos 10 y 11 transitorios de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, antes de que esto suceda, AMX debe estar en cumplimiento de las medidas de preponderancia, de sus títulos de concesión y de la ley, además de acreditar que no se corre el riesgo de que se convierta en dominante en televisión restringida.

Veamos: aún no hay desagregación efectiva de su red local ni se comparte su infraestructura pasiva (que, por cierto, si enajena Telesites, nunca lo hará —ojo, Mónica Aspe, esto puede tirar el proyecto Red Compartida—); está en franca violación del título de concesión de Telmex dada la simulación con Dish y la prestación de servicios de televisión (audio y video asociado) a través de Claro Video y, lo más grave, de conformidad con la Constitución, tanto los títulos de concesión de Telmex como los de Telcel están en causal de revocación al beneficiarse ilícitamente de la regla de gratuidad del must offer a través de la triangulación con Dish, ya expresamente reconocida por el IFT.

¡Ah! Y por si fuera poco, con una participación de 80% en el mercado de banda ancha y siendo el operador más grande de televisión restringida en América Latina a través de su marca Claro, es mucho más que probable que de la noche a la mañana se convierta también en operador con poder sustancial en el mercado de televisión de paga.

 

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image