El irresponsable programa de López Obrador

0

2017-12-19

La semana pasada, Andrés Manuel López Obrador se registró como “precandidato” de Morena a la Presidencia de la República. En ese acto anunció 10 puntos que conforman sus compromisos centrales. Una rápida revisión muestra con nitidez que lo suyo son las políticas populistas propias de los años 70.

Destacó su descabellada idea de ofrecer un pago de 3,000 pesos por tonelada a los productores de cultivos básicos, según lo ha declarado, según él para rescatar al campo. Este pago sería adicional a lo que los productores reciben por la venta de los granos básicos. La idea es de alguien que ideológicamente se quedó en los años 70, que se atreve a hacer ofrecimientos de este tamaño a los productores por ignorancia, o quizá peor, porque aun sabiendo las nefastas consecuencias de una política de este tipo, no le importa el costo que implique porque las consecuencias las tendría que asumir un siguiente gobierno. Vamos, no hay de otra, lo que propone lo hace o por ignorante o por irresponsable.

México ya padeció las gravísimas consecuencias de mantener un sistema de precios de garantía para los cultivos básicos. El problema de este tipo de políticas que atan los apoyos al volumen de producción es que son las que más distorsionan las decisiones de producción y de comercialización, por lo mismo, son políticas que están prohibidas en el marco de la Organización Mundial de Comercio. Así que lo primero que tendría que enfrentar un gobierno con este tipo de propuestas populistas es asumir las consecuencias ante todos nuestros socios comerciales por otorgar este tipo de apoyos.

Por otro lado, una política de esta naturaleza solo puede ser sostenida manteniendo la frontera a las importaciones cerrada, de lo contrario, el tamaño de los apoyos ofrecidos por López Obrador incentivaría que se importen maíz y los demás granos básicos a precios internacionales para hacerlos receptores del apoyo de 3,000 pesos que se ofrecería en adición al precio recibido por la venta de esos cultivos, es decir, las importaciones de este tipo de granos crecerían y la cantidad de recursos fiscales necesarios para apoyar a los cultivos básicos se incrementaría anualmente.

Tal como se dice coloquialmente, tomando en cuenta la producción de maíz, frijol y trigo obtenida en el 2016 en México, el programa de apoyos de López Obrador requeriría, bajita la mano, cerca de 85,000 millones de pesos, cerca de medio punto del PIB de nuestro país.

Además de las presiones presupuestales que ocasiona un programa de apoyos al campo vinculados al volumen de producción, uno de los principales defectos de estos programas es que apoyan más a quien más produce. Es decir, quienes se beneficiarían mucho más de este tipo de apoyos serían los productores más tecnificados que ubicamos en Sinaloa por ejemplo, que con grandes superficies sembradas y un importante rendimiento por hectárea, recibirían apoyos multimillonarios, mientras que en el otro extremo, tenemos a los productores que apenas alcanzan a producir para el autoconsumo, para quienes no está claro que se pretenda otorgar el apoyo, pues éste se dará en complemento del precio que reciban por la venta del grano, según explicó el irresponsable de López Obrador.

Otra consecuencia es que altera los precios relativos percibidos por los productores, por lo que incentivará que productores involucrados en otros segmentos de la agricultura opten por destinar sus tierras a la siembra de los cultivos básicos apoyados o motivará a aquellos que hoy participan en programas de conservación, prefieran dedicar esas tierras a producir cultivos básicos. Así que muy pronto se presentarían desbalances en la matriz de producción de alimentos en México, además de las funestas consecuencias para el medio ambiente.

Vamos, se trata de una absurda ocurrencia que refleja la falta de experiencia y de responsabilidad de López Obrador, es una añoranza por la década de los 70.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image