Portabilidad, nuestra identidad digital

0

Nuestro número telefónico fijo y móvil se ha convertido desde hace mucho tiempo en un elemento identitario fundamental para personas y negocios. Dejar de contar con él acarrea costos económicos y sociales en los que no queremos incurrir, ni tenemos por qué.

Al ser la portabilidad numérica técnicamente factible y económicamente viable, se convierte en un derecho del usuario de telecomunicaciones, que habilita la migración entre proveedores de servicio conservando el mismo número.

Desde el 2008, la regulación materializó este procedimiento obligatorio para los operadores, de forma gratuita y sin condicionamientos. A la fecha el número de portaciones asciende a 17.4 millones (fijos y móviles), de los cuales 9.8 millones han tenido lugar en los últimos veinte meses, fase que puede ser denominada como de utilización efectiva del beneficio de la portabilidad (628.8 mil portados al mes en promedio para el 2014). Previamente se registraron las fases de introducción de la medida seguida de la de apercibimiento de su existencia.

Para los consumidores, el principal inhibidor de la decisión de cambio de operador radica en quedarse, al menos temporalmente, sin servicio. Actualmente toma 12 días concretar el cambio, lo que lo mantiene en incertidumbre.

Es en atención a esto que la nueva Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión introdujo el beneficio adicional de ser expedita. Es decir, que el cambio de operador ocurra en hasta 24 horas. Para ello se estableció un plazo máximo de 60 días hábiles posteriores a su entrada en vigor, a cumplirse este jueves, para que el IFT emita la reglamentación para eliminar cualquier condición que retrasara o impidiera la portabilidad.

Así, los usuarios deberán poder ejercer su derecho de librarse de aprisionamientos y efectivamente poder migrar de operador en menos de 24 horas.

No obstante, el IFT se propone extender a 90 días la implementación de este procedimiento de manera ágil. Eso significaría que la acción, fuera del marco de la ley, lastimaría el bienestar de portación expedita de 2 millones de usuarios del beneficio (629,000 al mes por tres meses). Esta mejora expedita para el usuario no debe padecer de condicionamientos. Además, la portabilidad es una herramienta más para la promoción de la evasiva competencia efectiva, al librar de aprisionamientos a los consumidores que buscan elegir al proveedor con las mejores condiciones de cobertura, calidad y precio.

Y esa es precisamente la tarea y objeto final de la acción regulatoria del IFT, la maximización del bienestar del consumidor y, claro, de manera expedita.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image