Inteligencia Competitiva / Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018

0

Ernesto Piedras

El Economista

Sin duda, la prioridad más importante a la que nos enfrentamos en términos de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) es brindar las condiciones de igualdad que permitan el acceso a los mexicanos más desfavorecidos, ya que sólo de esta forma se podrá cerrar la brecha digital, alcanzando mayor equidad entre la población y encaminándola así hacia la sociedad de la información. Por ejemplo, en Oaxaca y Guerrero, 68 y 35% de los municipios, respectivamente, no cuentan con la infraestructura necesaria para la prestación de los servicios, excluyendo a mexicanos que de por sí enfrentan condiciones de marginación.

Por su parte, el fomento a las inversiones resulta un eslabón esencial en el despliegue de infraestructura, condición fundamental para la provisión eficiente de servicios de telecomunicaciones. Entonces, derivado del déficit de infraestructura y capitalización que viven las telecomunicaciones mexicanas, y con el respaldo del Artículo 25 Constitucional, que atribuye al Estado “la rectoría del desarrollo nacional”, desde la Administración Federal se buscará implementar, mediante el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018, ciertas acciones específicas para alcanzar los objetivos de reducción de la brecha digital y el aumento de oportunidades de adopción entre los mexicanos.

Asimismo, con el objetivo de conocer la postura de la opinión pública en el país respecto de las acciones más importantes que debiera contener el presente PND, desde finales de febrero y hasta el 16 de abril se llevó a cabo una consulta pública a la ciudadanía mexicana. Derivado de ello, así como de un esfuerzo conjunto entre las fuerzas políticas del país, como lo fue el Pacto por México, y encaminado por el Ejecutivo federal, el PND podrá tener impactos transversales para el sector y esparcir sus beneficios hacia la población en su conjunto.

Con respecto a las telecomunicaciones, las acciones contenidas en el Plan se encuentran bajo el apartado de “México Próspero”, que contiene, como objetivos primordiales; la promoción de la Inclusión Digital, el aumento de la oferta y cobertura de servicios, así como el incremento en la accesibilidad a los servicios de telecomunicaciones. Por su parte, se enlistan varias acciones concretas de suma importancia, como el fomento a la inversión privada en el sector, la creación de un programa de banda ancha con una estrategia específica y soportado por la Red Nacional de Impulso a la Banda Ancha, el fomento a la transición a la TDT y una mayor competencia en el segmento de TV abierta.

A su vez, se buscará aumentar el uso de Internet mediante el despliegue de nuevas redes de fibra óptica, el uso eficiente de las bandas de 700 MHz y 2.5 GHz y el desarrollo de infraestructura espacial de banda ancha, entre otras. Se destaca también la intención de fomentar un esfuerzo público-privado para el despliegue de infraestructura avanzada que permita el aumento en la productividad que ofrecen las nuevas tecnologías y que los mexicanos urgentemente necesitan.

Considerando que la masificación en el uso de servicios de telecomunicaciones es un proceso que se lleva a cabo de manera gradual, estas acciones se realizarán de forma paulatina, y deberán estar sustentadas por un marco regulatorio eficiente que garantice los mayores niveles de adopción digital entre los mexicanos. Las diferentes etapas de este proceso, desde la instalación y disponibilidad de redes, habilitación de accesos, desarrollo de las plataformas necesarias para la explotación de la tecnología, hasta la mayor adopción de dispositivos e impulso de estrategias de alfabetización digital serán cruciales para disminuir el rezago en la disponibilidad de infraestructura que vive la mayoría de los mexicanos actualmente.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image