La importancia de la TV local

0

Gerardo Flores Ramírez.

El Economista

Nuevamente, la semana previa nos arrojó un caso digno de análisis, específicamente en el tema de la televisión abierta. Me refiero a la autorización por parte del pleno de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) al concesionario Intermedia y Asociados de Mexicali, SA de CV, para concluir de manera anticipada las transmisiones analógicas del canal 66 (XHILA- TV) en Mexicali, Baja California, ello a partir del próximo 7 de marzo del presente año. Con esta resolución, a partir de esa fecha, el concesionario en cuestión sólo estará obligado a transmitir su señal de televisión en formato digital, con lo que, según nos dice la autoridad, los mexicalenses podrán sintonizar la señal 66.1 (digital) en el canal 46.

En el comunicado correspondiente, la Cofetel indica: `…el apagón analógico en las transmisiones de este concesionario no afecta el servicio de la televisión a la población en Mexicali, pues se garantiza la continuidad de éste y se cuenta con distintas alternativas para la población: seis canales en formato analógico y siete en formato digital`.

En este enunciado de política regulatoria en materia de televisión hay un aspecto que la autoridad no nos menciona de manera expresa: el concesionario objeto de la autorización es el único con contenidos locales. Es decir, a la autoridad no le preocupa que un elevado número de hogares de Mexicali se queden sin poder sintonizar este canal local -no cuentan con el equipo adecuado para recibir señales de televisión digital-, al fin que seguirán teniendo acceso a otras seis señales de televisión, que si no me equivoco, transmiten programación originada fundamentalmente en el DF o Guadalajara. Para la Cofetel pareciera que esta cuestión es un asunto menor. Vamos, se trata simplemente de un criterio frívolo. Esta decisión, debe mencionarse, va en sentido contrario con el énfasis que los reguladores de otros países, como OFCOM en Reino Unido, han venido poniendo sobre la importancia de la televisión local, como opción de pluralidad regional.

Analizada junto con el proyecto de licitación de dos cadenas nacionales de televisión, queda de manifiesto que por lo que hace a la televisión, al órgano regulador lo que menos le preocupan o interesan son las voces locales, sólo importa la visión que se impone desde el Distrito Federal.

No tengo ninguna duda de que esta decisión será un precedente fundamental para el caso de muchas otras ciudades en el resto del país. Habrá que estar pendientes de la consistencia de las decisiones que eventualmente adopte la Cofetel en casos similares.

En otro orden de ideas, ayer me topé con un artículo publicado en un diario de circulación nacional donde su autor, refiriéndose a las telecomunicaciones, advierte sobre la importancia de contar en México con normas que reconozcan que cuando un agente económico tiene una tarea de servicio público que cumplir, las normas en materia de competencia se apliquen privilegiando la satisfacción de las necesidades colectivas. Vamos, la visión del dominante que protege sus mercados. Para elaborar su argumentación, el articulista nos pone en el contexto de lo hecho en la Unión Europea, pero convenientemente omite decir que allá sí regularon a los dominantes: Telefónica, British Telecom, France Telecom y Telecom Italia, por mencionar algunos.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image