El último coletazo de la Cofetel

0

Gerardo Flores Ramírez/ El Economista.

No cabe duda de que la inminencia de la desaparición de la Cofetel como el ente regulador de las telecomunicaciones y la radiodifusión en nuestro país ha provocado una suerte de inspiración errática de esta todavía autoridad reguladora, que se ha traducido en sendas resoluciones que se apartan de la lógica para la cual fue creada hace 17 años. Tal parece que lo último que le importa al pleno de la Cofetel es la consistencia y credibilidad de sus últimas decisiones.

Lo anterior se relaciona con una resolución adoptada, en teoría, el pasado 19 de junio del presente año. Se trata de una decisión que de manera por demás mañosa la Cofetel desliza con mucha ligereza en la parte íinal de un comunicado de cinco páginas que nos obsequió ese día. La resolución a la que me refiero es una por la cual el pleno de la Cofetel resuelve un recurso de revisión interpuesto por Axtel en contra de un dictamen de mayo del 2007 mediante el que la Cofetel resolvió, en aquel entonces, tarifas de interconexión que no habían podido convenir Axtel y Telefónica para el 2006, el 2007 y el 2008.

Mediante un sorpresivo criterio, la Cofetel determinó medir con la misma vara a un operador como Telefónica, con una participación del mercado de servicios móviles cercana a 15%, y al eterno dominante, Telcel. Digo sorpresivo porque la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) avaló el que la Cofetel adoptara criterios diferentes para estimar las tarifas de interconexión de un operador como Telcel, que domina por un muy amplio margen el mercado móvil, frente a las tarifas de operadores de mucho menor tamaño como Telefónica y lusacell.

Me explico. La SCJN avaló que, como una medida para alentar la competencia, la Cofetel estableciera que las tarifas de interconexión que Telcel le cobra a los demis operadores no pudieran ser inferiores a la tarifa promedio ponderada que el propio Telcel le cobra a sus usuarios por las llamadas que éstos realizan desde la red del dominante.

Ahora bien, tal pareciera que con un afán de ayudar a Axtel a resolver los problemas financieros que enfrenta, derivados de una arriesgada estrategia litigiosa destinada a combatir las tarifas de interconexión con que la Cofetel había resuelto en el 2007 que ese operador fijo debía pagar a los móviles, en este caso Telefónica, combinada con una aparente falta de previsión financiera para hacer frente a un posible resultado adverso en dicha estrategia de litigio, ahora la Cofetel adecúa, de manera inconsistente, sus criterios para determinar tarifas de interconexión y condena a Telefónica a someterse al mismo criterio que se impuso a Telcel en su momento, como si el mercado móvil estuviera lo suficientemente maduro y competido, lo cual no ocurre; por ello, la mismísima reforma de telecomunicaciones.

 El problema de este nuevo criterio, para el periodo 2005-2007, reside en que al ser Telefónica un operador expuesto a las estrategias tarifarias del dominante, Telcel, en la práctica, el resultado será que las tarifas de interconexión de Telefónica serán iguales o menores a las que Telcel cobró por concepto de interconexión. Lo que la Cofetel pretende es dejarle una muy buena travesura al Ifetel, pues nos lleva a un escenario exactamente opuesto al que debería ser, uno donde las tarifas de interconexión de Telcel sean siempre menores que las de sus competidores. Brillante promoción de la competencia. Grave desafío al Ifetel.

Twitter: @gerardofloresr

 

-0-

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image