Ímpetu Económico

0

2019-03-12

En su informe sobre los primeros 100 días de su gobierno, el presidente López Obrador mencionó algunos datos que es importante poner en contexto para entender realmente si se trata de avances importantes o si estamos frente a un desempeño por debajo del esperado u ofrecido. Ahí está por ejemplo el dato sobre la recaudación para el periodo enero-febrero de este año, que el presidente mencionó fue de 703,900 millones de pesos.

Según lo dicho por el propio titular del Ejecutivo, ese monto de recaudación representa 8,000 millones de pesos por encima de lo programado y un incremento real de 2.6% respecto al mismo periodo del año pasado. Ahora bien, sabemos que para enero, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público publicó hace unos días que el gobierno había obtenido una recaudación de 339,186 millones de pesos. Al restar esta cantidad a la anunciada por el presidente, obtenemos que la recaudación de febrero fue de 364,714 pesos que, de ser correcta, nos indicaría que la recaudación de febrero 2019 fue 40% superior en términos nominales a la recaudación de febrero 2018, y de 35% en términos reales.

Algo no cuadra con lo dicho por el presidente en cuanto al crecimiento real, pues los 703,900 millones de pesos representan 21.9% más en términos nominales que lo recaudado en el mismo periodo del 2018, monto que se ubicó en 577,667 millones de pesos. Esto representaría un incremento real de prácticamente 17 que está muy lejos de 2.6% que señalo el presidente López Obrador. Así que hay que revisar esos números.

Ya en mi artículo anterior mencioné que lo que ayudó a que los ingresos tributarios mostraran un crecimiento fue el aumento desmedido en la recaudación por concepto de IEPS sobre gasolinas y diesel. Para febrero, es altamente probable que ese rubro vuelva a mostrar un incremento significativo pues la fórmula para determinar el monto neto de IEPS por cada litro de gasolina no se modificó en ese mes.

Por otra parte, con el propósito de ilustrar el buen desempeño de la economía, el presidente afirmó que está mejorando el consumo interno, para acreditar ello utilizó el dato del comportamiento de las ventas en las tiendas de autoservicio, reportadas por la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio (ANTAD que en enero de este año mostró un crecimiento de 2.5% frente al mismo mes del año anterior. Sin embargo, al revisar el comportamiento mensual de las ventas de enero del 2016 a enero del 2019, observamos que el dato para enero de este año es el cuarto peor desempeño mensual en los últimos 37 meses. Lo que en combinación con la caída en la recaudación por IVA observada en enero da una idea distinta a la que el presidente quiso transmitir ayer en su mensaje: el consumo interno no está creciendo con vigor.

Por el lado del empleo, el presidente mencionó que en el periodo enero-febrero de este año se han creado 220,628 empleos, según los reportes de asegurados en el IMSS, institución que, por cierto, ayer presumió que se trata del mejor desempeño para los tres primeros meses en cuanto a creación de empleos de las últimas tres administraciones. Eso no lo pongo en duda. Lo que sí llamo la atención es que el ritmo de creación de empleos está por debajo de lo observado para el periodo enero-febrero del 2018. Así que es otro signo de que por el lado del empleo, la economía está mostrando que el 2019 podría ser un peor año que el anterior.

Es verdad que no estamos en un contexto de recesión, pero también es verdad que el entorno internacional se está deterio rando a un ritmo un poco mayor al estimado a finales del 2018, así que si persistimos en tomar decisiones que generan incertidumbre y que frenan decisiones de inversión privada, podríamos complicarnos el panorama innecesariamente.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image