Temas inauditos

0

En los siguientes días debe de iniciar la discusión de las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones. En esta discusión, las empresas del sector pelearán por ingresos y mercados pero, sobre todo, debe de ser una oportunidad para que el Estado mexicano promueva el interés de millones de mexicanos que en servicios de telecomunicaciones sufren anualmente entre tarifas elevadas y la imposibilidad de contratar servicios a un precio adecuado un daño y un perjuicio de 26 mil millones de dólares. Para entender el contexto de por qué tenemos servicios tan caros y deficientes les comparto algunas pistas, todas ellas elementos polémicos y reveladores de actores relevantes.

*El abogado del presidente de la Cofetel al servicio del mejor postor: las últimas dos semanas han sido claves para confirmar algo que Mony de Swaan y Peter Bauer negaron desde finales de 2011, cuando la agencia Reuters desnudó en una amplia nota el tráfico de influencias y negocios que ambos mantenían al amparo de la posición del primero como Presidente de Cofetel. Entre otras cuestiones, Reuters mostró cómo De Swaan recomendaba a los operadores, a los que él tenía la tarea de regular y supervisar, que contrataran como consultor a su amigo, y casero, Peter Bauer.

Para quien está familiarizado con el sector telecomunicaciones es notoriamente conocido que hasta mediados de 2011, a Peter Bauer no se le conocía en el sector por ser especialista en temas regulatorios. Pero desde que De Swaan ocupó la presidencia de Cofetel, su abogado es uno de los abogados de cabecera tanto de Telcel-Telmex como de MVS-Dish. Curiosamente, las empresas que en los últimos años más beneficios regulatorios han obtenido.

De Swaan siempre sostuvo que la contratación de Bauer en Cofetel y al mismo tiempo recomendarlo con operadores no representaba un problema legal para ninguno de ellos. Estas afirmaciones pronto se quedaron sin sustento cuando se les vio haciendo antesala en la oficina de un Ministro de la Suprema Corte, en el contexto de la discusión sobre el tema de la interconexión. Uno como representante de la autoridad y el otro como representante de Telcel.

Curiosamente, a más de 2 años del inicio de este tráfico de influencias, Bauer se ostenta como representante legal de dos empresas, MVS y Telcel-Telmex, que niegan sus vínculos, pero comparten hasta abogado. Y desde luego que el negocio no es exclusivo, pues Bauer y De Swaan, como ha denunciado ya Telefónica, también trataron de tener como cliente a Virgin Mobile. Da gusto que como abogado sea tan exitoso, pero la cuestión es si se hizo de los clientes al trazar una ruta regulatoria en acuerdo con el entonces presidente del regulador de las telecomunicaciones.

*El zar pro-competencia al servicio de la empresa dominante: en días recientes, también fue pública la aparición del despacho de consultoría AGON, formado por Eduardo Pérez Motta y quienes fueran sus más cercanos colaboradores en la extinta Cofeco. Lo que llama mucho la atención es su anunciada vinculación con NERA, el despacho de consultoría económica de cabecera de Telcel-Telmex. Cómo olvidar la desinteresada crítica que Agustín Ross, de NERA, hiciera en contra de estudios de la OCDE que critican el modelo telefónico nacional.

Así que llama la atención cómo los ex funcionarios de Cofeco salen ahora, vía AGON, a ofrecer al mercado su expertise, cuando fracasaron ostensiblemente en controlar la conducta anticompetitiva de Telmex y Telcel, el más grande e importante tema que debieron resolver durante su paso por Cofeco. Quizá por ello valga la pena revisar en ley qué pueden hacer los servidores públicos una vez que dejan el cargo. Al día de hoy está prohibido trabajar en el sector que regularon por un año después de dejar el cargo. Quizás haya que revisar esa prohibición y remunerarles la pérdida de oportunidades algunos años después de dejar el cargo, para evitar asuntos potencialmente conflictivos y delicados como los arriba señalados.

*El PRD por sabotear la reforma en telecomunicaciones: el miércoles de la semana pasada, los legisladores del PRD se reunieron para planear su estrategia respecto a la presentación de las leyes secundarias de telecomunicaciones. La reunión tuvo verificativo en San Lázaro. En ésta sorprendió, a los convocados, la posición de la diputada Purificación Carpinteyro, quien abiertamente propuso que la posición del PRD fuera la de diferir la aprobación de la legislación. Esto es curioso, pues la diputada, hasta el año pasado, se había pronunciado por la aprobación expedita de la legislación secundaria. Pero ahora que aún no se conoce cuándo se presentará y mucho menos su contenido, la diputada pugna por boicotear las nuevas leyes. ¿A qué intereses sirve la legisladora al querer diferir la aprobación de las leyes de telecomunicaciones? Lo vergonzoso es que el PRD, el partido de izquierda, en realidad proteja abiertamente intereses del monopolio telefónico en lugar del de los millones de consumidores mexicanos. Al tiempo.

 Llama la atención cómo los ex funcionarios de Cofeco salen ahora, vía AGON, a ofrecer al mercado su expertise, cuando fracasaron ostensiblemente en controlar la conducta anticompetitiva de Telmex y Telcel… 

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image

Abogado y analista para Televisa, ACIR, RadioFormula, IMER y periodico El Universal