Espectro / Radio, TV y elecciones 2012

0

10 de julio 2012
Javier Tejado
Reforma

Una vez más se escuchan los argumentos de un supuesto “fraude” de quienes contendieron en las elecciones. Para la coalición del PRD, los villanos del fraude son principalmente una cadena de supermercados y un pequeño banco. Para el PAN, también hubo una elección ilegítima y culpa a gobernadores priistas y encuestadoras. Pero, sin ser destinatarios de quejas especificas, ambos partidos se quejan de la radio y la televisión. ¿Tienen razón?

El PAN, por conducto de su presidente, Gustavo Madero, se queja de las encuestas, de que el PRI sobrepasó el tope de gastos y de pactos entre el candidato triunfador y “las televisoras”. Cosa curiosa que se queje de encuestas y de medios electrónicos, pero no presentó ante el IFE, en los 7 meses que duraron las precampañas, intercampañas y campañas quejas contra estas. Eso sí, sus representantes en el IFE acusaron prácticamente a toda la radio de estar otorgando entrevistas indebidas (compradas) a candidatos del PRI o al PRD. Esto sin ninguna prueba, por lo que el IFE, luego de mandar a comparecer a decenas de representantes legales, dio por concluidas dichas quejas.

Así que extraña que el presidente Madero se victimice ahora, cuando nunca acudió a quejarse de televisora alguna ante la “policía democrática” del IFE. Además, los monitoreos realizados por el IFE-UNAM muestran que el PAN tuvo una cobertura equitativa Incluso, en todas las televisoras la candidata panista tuvo más tiempo en noticieros que su adversario del PRD, según reporta el muestreo a 493 programas realizado por la UNAM.

Las razones de su derrota más bien se encuentran en una norma electoral -propuesta por sus compañeros senadores- en la que se le prohibió al Presidente promover cualquiera de sus logros en radio y TV. Así el Presidente Calderón desde 2008 dejó de aparecer en los 30 minutos de tiempos oficiales que a diario entregan, como spots, 2 mil 335 estaciones de radiodifusión. Con ello se perdió un importante mecanismo de difusión de la obra gubernamental.

También la norma electoral hizo que, en las pasadas elecciones, el PAN tuviese 60 por ciento menos spots que la coalición del PRI-PV.

Esto pues los spots se distribuyen con base en los resultados de la última elección de diputados federales.

Así, no importa que el PAN tenga finanzas sanas, no puede comprar spots. No hay mucho que decir de la producción y mensajes que envió en sus spots el PAN. Fueron desastrosos. Y desde luego que la candidata Josefina Vázquez Mota haya acaparado para sí y para su campaña negativa los spots de radio y TV, que debieron haber sido para candidatos locales panistas, hizo que los malos resultados de la campaña presidencial hundieran a los candidatos al Congreso.

Por su parte, el PRD hizo, desde hace varias semanas, solicitudes al IFE para verificar que sus spots aparecieran en tiempo y forma en todas las estaciones de radio y TV del País. Estaban armando, desde meses atrás, el expediente para impugnar la elección presidencial.

Pero los resultados del monitoreo del IFE -a cargo del Sistema Integral de Transmisiones Electorales- fueron impresionantes: radio y TV tuvieron un cumplimiento superior al 98 por ciento en la transmisión de 441 millones de spots. Este dato no le permitió al PRD armar el argumento de que incumplimientos en su prerrogativa de radio y TV habían afectado la elección.

De igual manera, el PRD no tiene ninguna prueba de que en noticieros o en programas de entretenimiento la radio o la TV hayan beneficiado a sus oponentes electorales. Lo que sí sabe es que su impericia en la ejecución de la norma electoral tuvo como resultado que decenas de miles de spots de sus candidatos a cargos de elección en el DF, principalmente Miguel Mancera, no se vieran en el interior del País. Con lo que perdió mucha exposición. Lo curioso es que la idea de hacer “bloqueos” en la radio y la TV fue propuesta de ellos mismos.

Los resultados de un cumplimiento excepcional, en la transmisión de spots y en equidad noticiosa, por parte de la radio y la TV hablan de un gran trabajo por parte de miles de trabajadores (la mayoría sindicalizados) que de las 6:00 a las 24:00 horas operaron durante 213 días las estaciones de manera manual; de cientos de comunicadores que con cronómetro en mano equilibraban coberturas, y de cientos de directivos que coordinaron los esfuerzos al interior de cada grupo. Pero también es un logro del IFE que tuvo la visión de siempre tener abierta la puerta al diálogo y de reglamentar una norma electoral que fue redactada con profunda ignorancia de cómo opera la radiodifusión. De lo contrario, hoy tendríamos una crisis electoral sin precedentes.

Al contrario, gracias al trabajo del IFE y de la radiodifusión hay un “piso” de gran equidad en los medios electrónicos. Lo que reconocieron los observadores extranjeros. Desde luego que la norma requiere de ajustes, sobre todo en materia de libertad de expresión, pero el modelo funcionó y permite que las quejas centrales de los perdedores se vayan a otros actores.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image

Abogado y analista para Televisa, ACIR, RadioFormula, IMER y periodico El Universal