Espectro / La danza de los millones

0

Javier Tejado Dondé

Reforma

 

El tema de la reforma constitucional en telecomunicaciones -misma que aprobaron los diputados y senadores, y ahora está en proceso de ser ratificada por la mayoría de los Congresos de los estados- es producto de la creatividad de los tres principales partidos políticos. Pero hay una propuesta que es de llamar la atención: el Décimo Sexto (transitorio), que aparecerá en la nueva Constitución del País y que ordena la creación de una red troncal de telecomunicaciones que será construida y operada por el Gobierno. Esta nueva red costará a los contribuyentes mexicanos 10 mil 500 millones de dólares, según ha dicho el subsecretario de la SCT Ignacio Peralta.

 

Pero hay otro costo. Lo que dejará de ingresar a la hacienda pública. Y es que si el Gobierno se queda con gran parte del espectro radioeléctrico, no habrá que licitar en telefonía móvil. Con lo que se dejarán de recibir más de 5 mil millones de dólares. Así, el costo de construir la red más el costo de oportunidad (lo que se deja de recibir) nos da la friolera cantidad de que la idea de la red troncal costará más de 15 mil millones de dólares. Así, esta “idea” nos costará el equivalente al presupuesto de 3 años de “Oportunidades”, el programa más ambicioso que tiene el Gobierno federal -y que se realiza por tres Secretarías de Estado (Sedesol, SEP y Salud)- para combatir la pobreza y dar a millones mejores oportunidades de desarrollo.

 

Pero está también el tema de la eficiencia. Hoy en día, Telcel, Telefónica, Iusacell y Nextel tienen ya construidas sus propias redes, con lo que la que construirá el Estado será una quinta red. Lo que es bastante ineficiente. Pero, sobre todo, al acaparar prácticamente la totalidad de la eficiente banda de 700 MHz deja a las empresas que invierten en México con pocas opciones de crecimiento. Y, desde luego, sin este espectro, difícilmente vendrán al País a competir nuevas empresas telefónicas. Sencillamente, nos quedamos sin política pública para implementar la famosa cuarta generación (4G) en telefonía móvil.

 

Con tantos argumentos en contra, la pregunta es: ¿por qué se metió este tema a la Constitución? Y la respuesta parece ser que hay intereses ocultos, o más bien, negocios ocultos.

 

Según la matriz temática del Pacto por México, a la que se tuvo acceso, la creación de la red troncal (propuesta #41) tuvo como “origen en la agenda” al PAN y lo que se denomina como “origen compartido” -rubro de coincidencias entre partidos- también sólo identifica al PAN como promovente. En estos temas, la voz cantante del PAN la tuvo Juan Molinar, ex Secretario de la SCT.

 

Asimismo, a finales del sexenio pasado -y al mismo tiempo que se armaba el Pacto por México y su compromiso #41- se le encargó y pagó a Mckinsey & Co. un estudio de la banda de 700 MHz. Varios medios, entre ellos REFORMA, han revelado que el estudio costó cerca de 100 millones de pesos. Cantidad bastante elevada para cualquier estudio de espectro. Ante ello, una de las principales telefónicas del País solicitó por transparencia a la Cofetel y SCT dicho estudio, pero la respuesta de ambas dependencias fue que no existía. Esto a pesar de que en la página 277 del Dictamen del Senado sobre la reforma en telecomunicaciones viene mencionado y de que el Presidente de Cofetel, Mony de Swaan, (ex colaborador del propio Molinar en el IFE, IMSS y SCT) ha presumido el estudio como suyo en varias reuniones. Así que un documento que costó al final de la pasada Administración 100 millones de pesos y que fue el fundamento para cambiar la Constitución no aparece por ningún lugar. Con lo que es imposible conocer la racionalidad del PAN para meter dicha propuesta al Pacto por México.

 

Pero hay otro dato inquietante. El principal proveedor de los equipos que se usan en este tipo de redes es la empresa china Huawei. Esta controversial empresa, que algunos ven como una paraestatal del Gobierno chino, ha estado en contacto con los directivos de Cofetel que avalaron el tema de la red troncal. De hecho, antes de la aprobación de la reforma en telecomunicaciones, el propio presidente de Cofetel, Mony de Swaan, se reunió el pasado 27 de febrero en Barcelona con altos ejecutivos de la empresa china, según se da cuenta en la agenda que publica la Cofetel. Pero, a diferencia de cómo anteriormente Mony de Swaan daba cuenta de con quiénes se reunía de Huawei, en esta importante reunión en Barcelona ya no hizo públicos los nombres de los ejecutivos chinos con los que se reunió. Pero otro integrante de la delegación mexicana, que pidió el anonimato, revela que los ejecutivos de Huawei eran del área de ventas.

 

Así, respecto al importante tema de la red troncal y los millones de pesos que se han gastado, más los miles de millones que se van a seguir gastando, la pregunta es: ¿a quién beneficia, en realidad, este proyecto? Valdría la pena que el PAN diera una amplia explicación.

 

 

CAMBIANDO DE TEMA

 

Las mismas personas que hicieron el cochinero arriba citado traen otro expediente abierto por malos manejos administrativos en la Fundación panista Rafael Preciado.

 

Es Director de Información de Televisa y fundador del IDET. El texto no necesariamente representa las opiniones de las instituciones mencionadas.

alt alt alt alt alt alt
Compartir.

Acerca del Autor

Author Image

Abogado y analista para Televisa, ACIR, RadioFormula, IMER y periodico El Universal