- IDET - https://www.idet.org.mx -

El tiempo se agota para el IFT y la SCT

Varios frentes se han abierto a gobierno federal y a los partidos en las últimas semanas. Resolver las delicadas situaciones que se viven en el frente político y social requerirá de una ejecución impecable y de funcionarios públicos que estén a la altura de los retos que enfrenta el país. El sector de las comunicaciones enfrenta una encrucijada.

El sector levanta vuelo en beneficio de más de 100 millones de usuarios; o, se hunde en un entorno de decisiones mal ejecutadas, corrupción y acuerdos cupulares al margen de la ley. Dos temas para la reflexión, cuyo tiempo se agota:

*Nuevas cadenas de televisión comercial: a fines de esta semana sabremos, en definitiva, quienes son los postores en las dos nuevas televisoras comerciales de TV digital que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) está licitando. Este 19 y 20 de noviembre los interesados deberán dar su oferta técnica, programática y económica. Además de una garantía de seriedad de 415 millones de pesos.

El gobierno federal y el IFT llevan casi dos años en el tema. Uno esperaría los interesados tuvieran claridad al pujar por cadenas de televisión, cuyo precio mínimo de referencia es de $830 millones de pesos. Pero no es así. En la semana que tienen que hacer sus ofertas el panorama es incierto.

No se sabe cómo va, ni cuándo concluirá, el reparto de millones de televisores digitales por parte del gobierno federal. De hecho, la Cámara de Diputados acaba de ordenar se le informe trimestralmente de los avances.

Por si no fuera suficiente grave lo anterior, el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2015 contiene una redacción en la que señala que el reparto de televisores no puede violentar la ley electoral ni otros acuerdos electorales. Así de vago esta el tema. Con lo que el Instituto Nacional Electoral (INE) o incluso el Tribunal Electoral podrían suspender la entrega de estos televisores al arrancar las campañas electorales el año entrante. Con ello, no hay forma de saber, a falta de repartición de TV s digitales, si los ganadores de las cadenas tendrán siquiera una audiencia que les vea.

Por si esto fuera poco, resulta que en los últimos meses de existencia de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), alguien se llevo información de los expedientes de las concesionarias que ya operan en México. Los planes de inversión, audiencia, accionistas y secretos industriales fueron sustraídos de manera irregular. El tema fue denunciado a la Procuraduría General de la República por un Director General de la propia Cofetel que observó lo que acontecía. Quién tenga esta información es probable cuente con una importante ventaja frente al resto de los licitantes para las cadenas de TV.

Así que lo referente a la licitación de las dos cadenas de TV es una zona de riesgo cuyo futuro incierto. Lo que menos hay es transparencia y certeza. Aunado a ello, no se explica porque el IFT recibirá ofertas esta semana -en sobres cerrados- pero los guardará hasta marzo del año entrante para dar los ganadores.

*Portabilidad: queremos que vengan empresas a competir y decimos que son clave en la nueva ley de telecomunicaciones los derechos de los usuarios. Pero en la portabilidad cambiar de empresa telefónica, conservando el mismo número el IFT llegó a extremos ilegales y absurdos. No cumplió con plazo en ley para portar número en 24 horas, lo que ocurrirá hasta febrero del año entrante dado que el IFT no estaba listo para ello. Pero además, ahora que publicó sus reglas de portabilidad, toda la industria se sorprendió al ver más requisitos de lo que enumera la ley. Incluso, pusieron más requisitos que los que existen en cualquier otro país. En México los usuarios tendrán que hacer tres cosas: llevar identificación oficial, completar y enviar formato y llamar a un número telefónico para obtener una clave. Mientras que en el mundo sólo piden alguno de los tres. No los tres.

Tal parece que quieren inhibir a los usuarios de cambiarse a la compañía telefónica que les convenga. Así, los usuarios además de sufrir del mal servicios del operador a quien quieren dejar tienen también que aguantar el burocratismo del IFT que por si fuera poco implantó horarios acotados para implementar la portabilidad -por alguna extraña razón se tiene que iniciar tramite hasta después de las 11 hrs.

Esta serie de medidas a quién mas favorecen es a la empresa que cuenta con más suscriptores, América Móvil (Telcel-Telmex), pues sencillamente se burocratiza cualquier intento por cambiar de proveedor de servicio. En esta línea, hay que señalar que América Móvil si intentó retrasar la entrada en vigor de la portabilidad, según consta en los escritos que mando a la consulta pública que realizó el IFT.

En este contexto, llama la atención que el IFT haya creado la semana pasada un Comité Técnico de Portabilidad en el que nombró a Rafael Eslava como su presidente sustituto. El funcionario tiene una larga trayectoria en el regulador de las telecomunicaciones, pero también su esposa tiene una larga y ascendente carrera en jurídico de América Móvil. En momentos tan delicados la forma es fondo y poner a dirigir este tema a alguien que tendría un conflicto de interés no es prudente.

Si en dos temas sencillos y con camino recorrido se enfrenta estos retos, qué será de otros temas más novedosos y complejos. Es momento de tomar decisiones correctas y prudentes, hacer ajustes y actuar con transparencia. No es momento de seguir solapando ineficiencias, corruptelas o arreglos extralegales. ¿Estarán los reguladores a la altura?

Twitter: @JTejado