¿El rayo de Lighthizer?

0

“Los déficits comerciales han explotado; miles de fábricas han cerrado y millones de americanos se han encontrado varados, incapaces de utilizar las habilidades para las cuales habían sido entrenados.”

Con ese párrafo inicia el documento de las bases de renegociación del TLCAN publicado este lunes por el representante comercial de Estados Unidos (http://bit.ly/2u2bQhD), Robert Lighthizer. Se trata del documento que representa los fundamentos sobre los que se pretende negociar el nuevo Tratado de Libre Comercio con México y Canadá. Se sientan los puntos discursivos y generales de los temas técnicos a tratarse como la competencia económica, la protección de la propiedad intelectual, el mercado laboral y otros.

Así, de cajón, domina en unos párrafos introductorios el populismo simplista de Trump. Como si se pudiera reducir únicamente a los déficits comerciales, continúa la introducción del mismo señalando que “el nuevo TLCAN promoverá un sistema de mercado que funciona en forma más eficiente, orientado a una balanza comercial balanceada y recíproca entre las partes”. En la narrativa de la campaña de Trump, todo tipo de insultos se profirieron contra México y los déficits de la balanza comercial de EU con nuestro país; una mera simplificación de un candidato populista.

Sin embargo, contrario a lo que se pudiese pensar, salvo la retórica populista de la introducción, el documento no es tan agresivo como los discursos y retórica de la campaña. En un interesante giro, el propio documento retoma los preceptos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica —o TPP— negociados por Obama y revocados por Trump en los primeros días de su administración. Entre los criterios reconocidos están reglas sobre comercio electrónico y servicios financieros, energía, telecomunicaciones y protección de la propiedad intelectual, todos ya antes negociados.

El escenario no pareciera entonces tan desalentador. Lo más probable es que la retórica de Trump no sea necesariamente compartida por los pragmáticos funcionarios públicos que llevan el día a día de la relación comercial con México y Canadá. Ambos países representan para EU millones de empleos a través de la exportación y no será tan fácil para Trump nadar contracorriente de los sentimientos de incluso Canadá sobre este tratado.

En una reciente conversación con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, pude preguntarle sobre su perspectiva respecto del TLCAN, sobre todo en aras de la retórica Trump en contra de México. Sin poder dar muchos detalles —debido a las reglas del evento en el que le pude preguntar esto—, la perspectiva de Trudeau es que la relación comercial del mayor mercado del mundo debe ser tripartita y no únicamente bilateral; es decir, únicamente entre Canadá y EU o EU y México.

Así, lo que pareciera iba a ser un duro documento, resultó ser las bases de una negociación que bien podría haber sido llevada por Obama.

EN OTRA FRECUENCIA…

En EU, Google y Facebook han sido denunciados por depredar el mercado de los periódicos tradicionales. Ahora parece que se estarán aliando con FB para ofrecer diez artículos gratis al mes y un modelo de suscripción sostenible.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image