El gobierno ‘fumbleando’ las telecomunicaciones

0

En el argot del fútbol americano, el ‘fumble’ hace referencia a cuando un jugador suelta el balón. Eso es lo que parecería que está haciendo el gobierno con varios casos que se han resuelto en los últimos días:

1. La Profeco, perdiendo acciones colectivas ante la SCJN. Luego de fallas masivas (llamadas “caídas”) en su servicio en los años 2010-11, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) inició acciones colectivas contra Telefónica Movistar y Telcel. Tras varios años de juicios y después de que los suscriptores no vieran resarcimiento alguno, el tema llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y el resultado es de llamar la atención: para un mismo tipo de acción colectiva una empresa, Telcel, queda absuelta y la otra, Telefónica, será sancionada.

Según fuentes de alto nivel en la SCJN, el argumento de la sentencia es idéntico en los dos asuntos, sólo que, en el caso de Telcel, la Profeco se equivocó y no desvirtuó los argumentos del Tribunal unitario, en donde el operador venía absuelto. En el caso de Telefónica, venía condenado —aquí sí a favor de Profeco— y los abogados de la telefónica española no habrían hecho una buena demanda de amparo.

Así, por razones que se harán públicas una vez que se dé a conocer el detalle de la resolución de la Primera Sala de la SCJN, en el caso de Telefónica sí se entró a estudiar el fondo del asunto, mientras que en el de Telcel no se hizo tal estudio. Así, mientras a la empresa española se le aplicó una cláusula de calidad muy estricta (365 días por 24 horas al año), a Telcel se le aplicó una más benéfica que media la calidad cada 72 horas. También, en la Corte destacan que la capacidad argumentativa de los abogados de Telcel fue muy superior a la de los de Telefónica.

Así, existe para un caso casi idéntico un resultado completamente distinto, algo que llama poderosamente la atención y donde, en el Poder Judicial Federal, se señala a la Profeco por su laxitud con una empresa y su rigor con la otra.

2. El regulador de las telecom, perdiendo juicios de interconexión por primera vez en 17 años. Otro tema de llamar la atención es la interconexión entre Telcel y otros 10 operadores de telecomunicaciones, esto es básicamente toda su competencia: AT&T (antes Iusacell), Telefónica, izzi, Megacable, Alestra, Axtel, y otros. La semana pasada, la Corte señaló que en todos los juicios el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) habría calculado mal el periodo de cobro, con lo que entre todas las telefónicas tendrán que reembolsar (retroactivamente) un monto cercano a los 400 millones de pesos a Telcel.

De acuerdo con fuentes del ex regulador de las telecomunicaciones (la extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones) y de la industria, esta es la primera vez en 17 años que en la SCJN se pierden decisiones de interconexión con un impacto negativo para los operadores. De hecho, el IFT -— consultado al respecto— no emitió opinión alguna.

El asunto es delicado pues las empresas deberán desembolsar importantes recursos en favor de Telcel, mismos que no tenían previstos pagar y, que incluso, ya estarían gastados pues nadie esperaba una contingencia en este tema luego de años de certeza. En el caso de AT&T, es probable que la empresa norteamericana trate de ejercer una contingencia contra Grupo Salinas, la ex concesionaria de Iusacell (ahora AT&T) al haberse hecho una contabilidad que ahora está siendo alterada por decisión judicial.

Así, dos temas centrales para las telefónicas han tenido una suerte de vuelco que favorece al IFT y que apunta a deficiencias en la defensa que ante la Corte hicieron tanto la Profeco como el propio IFT.

3. La Tarifa Cero de Interconexión… el mayor riesgo.

A cuatro años de la Reforma en Telecomunicaciones, Telcel/Telmex están impugnando la medida asimétrica más importante que se dio en ésta para establecer una cancha pareja en las telecomunicaciones: la llamada “Tarifa Cero”. Esta medida es parte de un amplio catálogo de prohibiciones que se les impuso a las empresas preponderantes en telecomunicaciones y radiodifusión, Telcel/Telmex y Televisa, respectivamente.

El cabildeo del tema, al referirse a una ley, corresponde a los abogados del Congreso de la Unión y de la Consejería Jurídica de la Presidencia. Los abogados del Congreso se han limitado a dar los informes justificados de ley. El Consejero Jurídico de la Presidencia, Humberto Castillejos, renunció a su cargo hace unas semanas y su sucesor, Misha Granados, —quien, por cierto, tiene amplia experiencia en el sector comunicaciones al haber sido director general jurídico de la SCT— es el responsable de defender el tema, ahora, ante la SCJN.

Sin embargo, después de ver los fallos recientes y los pobres resultados que han dado tanto la Profeco, como el IFT, corre la versión de que hay varios pactos políticos. Por ello, el llamado de toda la industria de telecomunicaciones en un desplegado el día de hoy para que los tres Poderes de la Unión defiendan la reforma en telecomunicaciones.

Parece contra intuitivo que las dependencias del Ejecutivo Federal permitan que la reforma que más exitosa ha sido, caiga ‘fumbleada’ en el último cuarto del partido, pero en política todo es posible. Pronto lo sabremos.

Cambiando de tema…

TV para niños: ayer se anunció un plan de contenidos —apoyado por 34 millones de libras— para que la BBC empiece a producir contenidos para los niños británicos y evitar que su “cultura” sea definida y provenga de la costa oeste de Estados Unidos (Hollywood). La idea hace sentido.

¿Cómo estamos en México? De ser el país líder en la producción de contenidos infantiles —que definieron buena parte de la cultura latinoamericana— ahora ya no se produce nada para niños en nuestro país.

La razón: los lineamientos que emitió la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para normar publicidad de alimentos con alto contenido calórico. Esto hizo que ningún anunciante pudiera patrocinar producciones infantiles.

Únicamente Canal 11, a cargo de Ximena Saldaña, tiene un sub-canal con programación infantil. Casi todos los contenidos son extranjeros, pero con todo y eso es el único canal en México dedicado a la programación infantil. Aun así, batalla para que los partidos políticos no lo inunden de spots para adultos en procesos electorales.

¿Sirvió la normatividad de Cofepris? Hasta ahora no, con la gravedad de que a los contenidos para niños que nos llegan desde el extranjero —vía internet o TV de paga— ni siquiera se les exige cumplir con la regulación nacional.

Así, una buena intención de la autoridad mexicana pasó a ser una mala decisión regulatoria que “mató” a los programadores nacionales de contenidos infantiles para la TV nacional y extranjera.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image

Abogado y analista para Televisa, ACIR, RadioFormula, IMER y periodico El Universal