¿Descalificación de la UIT?

0


El pasado viernes 25, dos periódicos de circulación nacional, El Universal y Reforma, difundieron en sus portales de Internet sendas notas sobre una conferencia de prensa que aparentemente había dado en México Hamadoun Touré, el secretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT). La visita de este funcionario titular de un órgano multilateral se da en el contexto del evento organizado por Telmex denominado Aldea Digital. La visita per se no tiene nada de malo.

Sin embargo, llama poderosamente la atención que justamente cuando se encuentra de visita para asistir a este evento organizado por el agente económico que ya ha sido declarado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones como preponderante, en una especie de gesto para corresponder las atenciones de su anfitrión, se suelta a hacer declaraciones que no tienen otro propósito que descalificar la propuesta que el presidente Enrique Peña Nieto remitió al Senado y que hoy se encuentra en proceso de dictaminación.

Como es de esperarse, ambos diarios, con una postura muy definida que evita contrariar la agenda del preponderante, cabecearon sus respectivas notas como si la opinión del señor Touré hubiera sido producto del consenso o de un estudio realizado por especialistas de la UIT y sometido al escrutinio de otros, como normalmente debe ocurrir. Es decir, cabecearon sus notas afirmando que quien descalificaba propuestas específicas contenidas en la iniciativa del titular del Ejecutivo era la mismísima UIT.

Que quede claro, no digo que la UIT respalde la iniciativa, pero resulta irresponsable afirmar que quien emite el juicio descalificado es la propia UIT, por más que quien hizo los comentarios fue su secretarlo general. Lo mismo ocurre con las opiniones de la OCDE, por ejemplo. Una cosa es un reporte elaborado por los funcionarios especialistas de su secretariado, que pasa por el escrutinio de los representantes de los países miembros quienes revisan el documento preliminar y lo cuestionan y en su caso aprueban que se adopte como reporte y otra es una mera opinión de un funcionario de ese organismo que no pasó por el tamiz correspondiente.

Cuando cuestiono la imprudencia de Hamadoun Touré al hacer las declaraciones referidas, lo hago teniendo frente a mí el reporte Trends in Telecommunication Reform, Special Edition, 4th Generation Regulatíon: Dríving Digital Communications Ahead (Tendencias en Reforma de las Telecomunicaciones, Edición Especial, Regulación de Cuarta Generación: Conduciendo Adelante las Comunicaciones Digitales). Obviamente todo el reporte merece leerse con cuidado o detenimiento, pero me detengo rápidamente en un recuadro que aparece en la página 81 del mismo, titulado Recuadro 4.2: Cómo el efecto club ha frustrado la regulación de la interconexión basada en costos de las tasas de terminación móvil.

Pues bien, al final de ese recuadro, los especialistas de UIT dicen: Otra posible solución sería abandonar toda la interconexión basada en costos a favor de bill-and-keep. De cualquier forma, las tarifas de terminación móvil deberían caer casi a cero tan rápido como sea posible. La iniciativa que descalifica Hamadoun Touré es muy clara cuando establece que el objetivo es que cuando haya competencia efectiva, en México se utilice un régimen bíll-andkeep. Mientras no haya competencia efectiva y exista un agente preponderante, éste no podrá cobrar por la terminación de tráfico en su red. Es decir, se trata de una medida temporal a manera de tránsito a un regimen bill-and-keep, lo que no va en contra de la sugerencia de los especialistas de UIT. Lo que ocurre es que Touré no reconoce el poder de mercado del que defiende.

 

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image