Columna Invitada / Interconexión, al cuarto para las doce

0
Gerardo Soria
El Economista

Con un retraso de seis años, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) está a unos días de publicar el Dictamen Final del “Convenio Marco de Interconexión” (CMI), documento que marcará la pauta en materia de interconexión y que en un escenario ideal debería promover la competencia y generar las condiciones que permitan ofrecer mejores precios a los usuarios de telefonía.

Todo lo que se hace al cuarto para las doce está mal hecho y así, a punto de que termine esta administración, la autoridad en materia de telecomunicaciones podría oficializar un documento incompleto: el CMI de la Cofetel no incluye la llamada “desagregación del bucle local”, que es la regulación que permite que los operadores no paguen al operador dominante por elementos de red que no requieren para la adecuada interconexión.

Hace un mes se advirtió en este espacio sobre las “carencias” del CMI y apenas el pasado 24 de agosto la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) emitió su dictamen total sobre el Convenio. En él, la dependencia advierte sobre los riesgos de no incluir ninguna regulación en materia de desagregación de los elementos de red.

Pero ¿por qué es tan importante algo como la desagregación del bucle local? Este término, que viene del inglés local loop unbundling, es un proceso regulatorio que obliga a los operadores dominantes a dar acceso a sus competidores a la infraestructura de “última milla”, es decir, al tramo de red que va de la central telefónica a los usuarios finales, de ahí que sea tan importante.

Pareciera que con la redacción final del CMI, la Cofetel sólo pretende cumplir tardíamente con la emisión de un documento elaborado al cuarto para las doce y que debió estar listo hace seis años como parte del Acuerdo de Convergencia, que data del 2006.

Si por el contrario, la Cofetel quisiera contribuir a crear un ambiente de sana competencia y de desarrollo en el sector, el CMI debería incluir la desagregación del bucle local, que dicho sea de paso, fue un tema sobre el cual se pronunciaron favorablemente varios participantes en la Consulta Pública desarrollada por la Cofemer.

La Cofemer indica también en su Dictamen Final que la desagregación del bucle local es una de las mejores prácticas internacionales en materia de interconexión, que resulta indispensable para promover lo que tanta falta nos hace en México: competencia y mejores precios en los servicios de telecomunicaciones.

Pero más allá de un tema de conveniencia, de sana competencia y de justicia para los usuarios finales de los servicios de telefonía, el tema de la desagregación del bucle local es un asunto de legalidad y parece que esto es algo que el regulador de las telecomunicaciones no está tomando en cuenta.

Vale la pena recordarle a los comisionados de la Cofetel que no incluir la desagregación del bucle local en el CMI representa una violación al artículo 43 de la Ley Federal de Telecomunicaciones, que de manera expresa establece que los convenios de interconexión “deberán permitir el acceso de manera desagregada a servicios, capacidad y funciones de sus redes sobre bases de tarifas no discriminatorias”.

Dejar el CMI como está es condenar a México a seguir en una realidad que no merecemos: condiciones de interconexión que permiten que un solo operador concentre 80% del mercado de telefonía fija y 70% del mercado móvil, operadores que no pueden competir con un dominante y una autoridad temerosa de aplicar la ley.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image