Banda Ancha / Price Cap

0

10 de julio de 2012
Roberto García Requena
La Crónica de Hoy

El día de ayer, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) anunció que finalmente resolverá el llamado “price cap”, pendiente desde finales del 2010. Esta regulación tarifaria se hace cada cuatro años y no es otra cosa más que ajustar los precios finales de una canasta de servicios básicos que Telmex ofrece a sus usuarios. La idea es revisar, con base en indicadores de productividad de la propia empresa, el límite máximo de precios de dicha canasta, compuesta por cuatro servicios: servicio local residencial, servicio local comercial, larga distancia nacional, y larga distancia internacional.

Esta disposición permite que el órgano regulador obligue a Telmex a una reducción de las tarifas finales al usuario cada cuatro años. Esto evidentemente está en el interés de los consumidores en razón de los ahorros que esta baja en precios significa. Ahora bien, hay que recordar que el título de Telmex data de 1990 y que la definición de la canasta de servicios básicos contenida en el mismo ya es vieja e inadecuada. Si bien, las llamadas locales, así como las de larga distancia, tanto nacional como internacional, siguen siendo parte importante de los servicios de telecomunicaciones que se consumen hoy en día, la verdad es que ya existen otros de igual o mayor relevancia, como lo es la banda ancha. Es fundamental incluir los servicios de conexión a internet en la regulación tarifaria del “price cap”. Basta señalar los indicadores de la OCDE en cuanto a precios de banda ancha se refiere. Somos el país más caro en este servicio, y Telmex controla el 80 por ciento del mercado.

Hay que señalar que a 22 años de haber expedido el título de concesión a Telmex se podría inferir que el “price cap” ya sería una regulación innecesaria en razón de que al día de hoy ya existiría una competencia madura en el mercado. Pero desafortunadamente no es así. El control de precios (“price cap”) al operador dominante se hace necesario en la medida en que este operador continúa siendo dominante. Si en el mercado mexicano de las telecomunicaciones ya existieran condiciones de plena competencia y bajos índices de concentración, seguramente esta regulación tarifaria a Telmex ya hubiera desaparecido.

Sin embargo, la verdad es otra. El dominante sigue ejerciendo un control sobre las condiciones del mercado y en esta medida se hace indispensable la intervención del regulador para fijar los precios tope de la canasta básica, entre otras cosas. Lástima que no esté actualizada la canasta básica de servicios a controlar. Y todavía más lástima que el “price cap” siga siendo necesario en virtud de la escasa competencia que se observa en el mercado.

Una vez aprobado por la Cofetel, será el turno de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes autorizarlo en definitiva. Esperemos que esto ya no se lleve mucho tiempo porque ya llevamos año y medio de retraso.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image