Licitar la tercera cadena de TV

0

Roberto García Requena | La Crónica de Hoy | 12 de junio de 2012

En estos días se ha vuelto a calentar el tema de la licitación de espectro para una tercera cadena de televisión abierta con cobertura nacional. En los próximos días este tema lo resolverá el Pleno de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel). Además de que por los tiempos políticos se antoja que este proceso ya no se llevará a cabo en la presente administración, se prevé que fracase más por razones económicas y de negocios. La viabilidad financiera para que un inversionista incursione en el mercado de la televisión abierta es muy limitada. La razón es que el modelo de negocios de la televisión gradualmente pierde sentido, aquí en México y en el mundo entero.

Cada día es más claro como el televidente tradicional está migrando hacia otro tipo de plataformas tecnológicas para recibir contenidos informativos y de entretenimiento. Por estos motivos, el mercado publicitario está ahora menos interesado en la televisión abierta y mucho más interesado en otro tipo de instrumentos mercadológicos como lo son la televisión restringida, el internet, la telefonía móvil, o las redes sociales. Esta tendencia es irreversible y con el paso del tiempo cobra mayor relevancia.

Adicionalmente, los canales que la Cofetel pudiera licitar están ubicados en el espectro digital. Esta situación compromete todavía más la rentabilidad del negocio. La penetración de televisiones digitales entre la población es completamente incierta. Basta señalar la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares, realizada por el INEGI. En ella se establece que para el 2009 existían en el país apenas 3.6 millones de hogares con televisor de pantalla plana, que no necesariamente significa que sea digital. Este dato representa apenas el 13.6 por ciento del total de los hogares con televisión en nuestro país. Tratándose de televisión digital, es claro que el mercado publicitario está aún menos interesado. Simplemente el negocio tiende a agotarse.

Entonces si no hay razones económicas o de mercado, ¿por qué licitar espectro para canales de televisión? La Ley de Radio y Televisión además prohíbe la inversión extranjera, por lo que parecería que la licitación se tendría que constreñir a un reducido grupo de inversionistas mexicanos con experiencia en el mercado de las telecomunicaciones. Por si fuera poco, se tiene que considerar que Telmex/Telcel no podrían participar en la licitación en razón de la prohibición expresa que tienen en su título de concesión para prestar servicios de televisión al público.

Entonces parecería que la licitación, de llevarse a cabo, quedaría desierta al no despertar un interés económico legítimo para explotar servicios de televisión en un mercado que va a la baja. ¿Serán razones políticas para llevarla a cabo? Sería muy grave establecer una agenda regulatoria en las telecomunicaciones para servir intereses políticos. Por lo pronto tendremos que esperar a ver que decide el Pleno de la Cofetel y como se justifica, de ser el caso, una licitación que no pronostica buenos resultados.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image