La importancia del contenido

0

Roberto García Requena/ Ovaciones

Es claro que más allá de la Infraestructura desplegada y de las plataformas de transmisión y distribución, un elemento vital en el negocio de los medios de comunicación es el contenido y la capacidad de éste para conectar con el consumidor. El contenido es rey, se ha dicho desde hace tiempo en todo el mundo para ejemplificar su importancia en el negocio de la comunicación. En la medida que una empresa tenga la capacidad de generar un vínculo emocional y de lealtad con el espectador a través de sus contenidos, en esa misma medida tendrá garantizado el rating de sus programas y, por ende, el valor de sus espacios comerciales.

La reforma constitucional en telecomunicaciones establece que con el objeto de que contemos con una mayor oferta de contenidos en televisión abierta, se prevé como una de las acciones que deberá emprender en los próximos meses el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) licitar nuevas concesiones de frecuencias de televisión digital radiodifundida que deberán ser agrupadas a efecto de formar por lo menos dos nuevas cadenas de televisión con cobertura nacional.

La licitación de dos cadenas nacionales de televisión debería de ser más una medida de índole administrativo que una disposición en el orden constitucional. Pero más allá de eso, la licitación de estas dos cadenas no garantizará per se una mayor competencia en el mercado de la televisión. Va a pasar mucho tiempo para que los potenciales ganadores de la licitación puedan generar los contenidos que logren cautivar una audiencia, que a su vez les permita competir por los espacios publicitarios.

Adicionalmente es claro cómo el modelo antiguo de penetración a las audiencias por medio de la televisión abierta está siendo superado con la tecnología. Ahora, además de la televisión, se llega al consumidor a través de distintas plataformas de distribución como lo es el Internet o las redes sociales. Los televidentes están migrando a pasos acelerados a otro tipo de medios de transmisión para recibir entretenimiento y noticias, por lo que el mercado publicitario tiende a estar cada vez menos interesado en la televisión abierta tradicional.

Será interesante ver cómo evoluciona el mercado de la televisión abierta a raíz de esta licitación de dos cadenas nacionales. Si bien se puede esperar un reacomodo, todo indica que no será de manera drástica, por lo menos en el corto plazo. Es deseable una mayor competencia pero no esperemos los televidentes contar con una diversidad programática mucho más rica de la que ya tenemos. El caudal de contenidos, buenos o malos, va a llegar por otros medios, principalmente el Internet, no tanto por la tele.

Correo electrónico: garclarequena@yahoo.com.mx

Foto: http://www.freedigitalphotos.net

 

-0-

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image