El todopoderoso Ifetel

0

Roberto García

Ovaciones

Con la reforma propuesta en materia de telecomunicaciones se da nacimiento a uri nuevo regulador de este sector de la economía. Desaparece la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) como órgano desconcentrado de la administración pública y se crea el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) como un órgano constitucional autónomo. Todos los recursos financieros, humanos y materiales de la Cofetel pasarán a formar parte del patrimonio del Ifetel en cuanto dicha reforma entre en vigor. El nuevo Ifetel crece sustancialmente en funciones. De inicio, regulará la llave de entrada al mercado al recaer en él la facultad de otorgar y renovar concesiones. También se le dota de los dientes necesarios para ser el ente que directamente sancione á los concesionarios que infrinjan la ley. Estas dos funciones, cruciales para una adecuada regulación del mercado, actualmente recaen en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Una vez aprobada la reforma será el Ifetel, y ya no el Ejecutivo federal, quien controle ambas variables. Pero ahí no para en el repertorio de facultades. También el Ifetel será la autoridad única en materia de competencia económica para los campos de la radiodifusión y las telecomunicaciones. Es decir, será el Ifetel quien determine si los agentes de mercado tienen poder sustancial y de esta manera regularlos asimétricamente. Por si fuera poco, este mismo regulador tendrá la facultad para ordenar la desincorporación de activos de los agentes declarados como dominantes. Para llevar a cabo todas estas funciones el regulador contará con autonomía presupuestal y administrativa. Las resoluciones del Ifetel sólo podrán ser impugnadas mediante el juicio de amparo y no podrán ser suspendidas jurídicamente. El órgano de gobierno estará integrado por siete comisionados con periodos escalonados de nueve años de duración en el encargo. El proceso de selección y requisitos para ser comisionado están inscritos en las reformas al artículo 28 de la Constitución. Se crea un Comité de Evaluación integrado por los titulares del Banco de México, el INEGI, y el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, quién será eí responsable de revisar que los candidatos a comisionados cumplan con los requisitos en ley, además de evaluarlos, para después proponerle ternas al Ejecutivo, que a su vez enviará de esa lista su propuesta de comisionado que tendrá que pasar por la ratificación del Senado. Son tantos los requisitos y restricciones para ser comisionado que se antoja difícil que existan muchos aspirantes. Más bien parece que costará trabajo encontrar los perfiles idóneos para ocupar estas posiciones, al menos en el primer nombramiento de siete integrantes. Esperemos que el Ifetel no termine en un Frankenstein de los reguladores, con un enorme poder muscular pero sin la materia gris que la controle.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image