Agenda legislativa

0

Roberto García Requena.

La Crónica de Hoy

El pasado primero de febrero inició el periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión. Existe una larga lista de temas e iniciativas por parte de los diferentes partidos políticos para ser analizados y votados en este ejercicio, algunos a propósito del Pacto por México. Desde temas electorales hasta la posible remoción de los comisionados que integran el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI). Es poco el tiempo para `sacar` tantos y variados asuntos siendo que el periodo ordinario termina el próximo 30 de abril. La agilidad y habilidad política del Ejecutivo, así como la capacidad de negociación de los legisladores tricolores para avanzar los temas de interés del gobierno de Peña Nieto en este periodo será lo que marque la pauta y el ritmo de la vida institucional del país a lo largo de este sexenio.

Hay tres temas que por su envergadura definirán en realidad el rumbo de la economía nacional para los próximos años, o hasta décadas. Me refiero a las reformas en materia fiscal, energética y de telecomunicaciones. En las primeras dos hay pesos y contrapesos, algunos hasta ideológicos, que no hacen del todo claro el resultado final. En el caso de la reforma fiscal el principal embudo está en la aplicación general del IVA, principalmente en alimentos y medicinas. En tanto que en la energética la discusión central se encuentra en si se abren ciertos sectores de Pemex, como la refinación, a la inversión privada (aunque en la práctica ya están abiertos).

Sin embargo, en el caso particular de las reformas al marco legal del sector de las telecomunicaciones parecería que hay un consenso entre todos los partidos y fuerzas políticas del país. Todos están de acuerdo en que falta mayor competencia en el mercado de las telecomunicaciones. Parecen atinar en que el mercado está muy concentrado, lo que ha derivado en servicios de mala calidad, precios altos, y con poca penetración y cobertura. Ni más ni menos. Existe el consenso, tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo, que con más competencia habrá servicios más baratos y de mejor calidad en beneficio del público usuario. La gran pregunta es cómo lograr esa mayor competencia. Seguramente cada partido político y hasta algunos legisladores en lo personal tendrán sus propias ideas para lograrlo, pero lo interesante es que el fin que se persigue es el mismo.

Los temas en telecomunicaciones tienen un alto ingrediente técnico y a veces resultan hasta complejos. Pero parece que llegó el momento para logar una ley que empareje la cancha entre los operadores grandes y los chicos en este sector. Temas como la interconexión, compartición de infraestructura, desagregación del bucle local, y por supuesto la dominancia o regulación asimétrica serán piezas torales para alcanzar una legislación moderna y de vanguardia. Será muy importante el trabajo legislativo que se realice en los próximos tres meses. Todos los ciudadanos esperamos resultados. Estaremos muy pendientes.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image