Banda Ancha / Adiós y bienvenida en la semana CIRT

0

Roberto García Requena
La Crónica de Hoy
El día de ayer inició la semana número 54 de la radio y televisión mexicana. Es la gran fiesta de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y Televisión (CIRT) que se celebra anualmente y que congrega a todos los radiodifusores del país. En esta ocasión, además de la tradicional comida con el Presidente de la República, habrá otra comida en la que el invitado de honor será el Presidente electo, Enrique Peña Nieto. Se prevé una agenda cargada de emoción en la que por un lado se despedirá el sexenio de Calderón y por el otro se le dará la bienvenida al de Peña.
Hay que reconocer que en este sexenio que fenece se avanzaron dos grandes temas para la radiodifusión mexicana: 1) el refrendo de cientos de concesiones que ya habían llegado a su vencimiento y que permanecían en el limbo; y 2) la migración de estaciones del cuadrante de amplitud modulada (AM) al de frecuencia modulada (FM) como resultado de la digitalización y reconversión tecnológica de la radio, aunque en este rubro todavía faltan muchas estaciones por migrar al ser un calendario gradual y por regiones. Seguramente serán estos dos logros los que el presidente Calderón exalte en su discurso de despedida.
Sin embargo, los festejos de la radiodifusión estarán empañados con dos temas que pronostican resultados catastróficos y que además serán heredados a la administración de Peña. El primer asunto es la transición a la televisión digital terrestre (TDT) que por decreto presidencial (¿necedad?) se estableció que el apagón analógico se dé en el 2015. En este delicado asunto el gobierno federal la está regando, simplemente porque la penetración de receptores digitales entre la población es mínimo (alcanza apenas el 16 por ciento). La Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) quiere solucionar (sin facultades) esta situación con una accidentada licitación de decodificadores para la ciudad de Tijuana. Es gris el panorama en este tema.
El segundo es la llamada licitación de la tercera cadena de televisión abierta. Sin menospreciar las intenciones del gobierno para enriquecer la competencia en este mercado, parece que esta licitación no tendrá el éxito esperado. He insistido en este espacio que el modelo tradicional de la televisión abierta está perdiendo viabilidad financiera y tiende a agotarse, sobre todo si se trata de señales digitales donde, como ya señalé, apenas el 16 por ciento de la población cuenta con un receptor con estas características.
Simplemente no hace sentido desde un punto de vista económico.
Será interesante conocer cuál es la posición de Enrique Peña en estos temas. Estará ya en su cancha el desenlace. Seguramente el Presidente entrante y su equipo revisarán estos asuntos a profundidad.
Felicidades a la CIRT y a su presidente del Consejo Directivo, Tristán Canales, por otro año más.
Aquí platicaremos de los resultados obtenidos

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image