Banda de los 700MHz: riesgos técnicos del estándar asiático

0

Gerardo Soria

 Como he señalado ya en esta columna, la Comisión Federal de Telecomunicaciones de Mony de Swaan adoptó el estándar asiático para la banda de 700 MHz (698-806 MHz); decisión que ha puesto en alerta a más de un ingeniero por los problemas que podría traer a la franja fronteriza con los Estados Unidos, tanto al norte como al sur del río Bravo, en virtud de que nuestro vecino utiliza una tecnología diferente para la transmisión de señales de banda ancha en estas frecuencias. Desafortunadamente para el señor De Swaan, el espectro radioeléctrico no respeta fronteras ni retórica.

 En el mundo hay dos estándares para el desarrollo del servicio en la banda de 700 MHz: el denominado USA 700 y el Asia Pacific Telecommunications APT 700. El estándar USA 700 tiene una menor eficiencia espectral por su fragmentación, ya que de los 108 MHz disponibles, 34 están destinados para seguridad y sólo 74 para uso comercial. Por el contrario, el estándar APT 700 permite el uso comercial de dos bloques de 45 MHz, lo que implica un uso más eficiente del espectro.

Es cierto que un gran número de países de Asia, varios del medio oriente y África y algunos de latinoamérica, con un mercado de casi 3,000 mil millones de habitantes, han adoptado o se han pronunciado a favor del estándar APT 700, mientras que sólo los EE.UU. y Canadá, con 350 millones de habitantes, han adoptado el estándar USA 700. Por su parte, toda Europa se ha manifestado por implantar el estándar propio CEPT 800, que propone el uso de dos bloques de 30 MHz.

En principio, dada la gran diferencia en términos de mercado potencial, se considera que el estándar APT 700 tendrá mayores economías de escala y eficiencia en costos, tanto para el equipamiento de la red como para los equipos terminales.

No obstante, México no es Brasil y comparte con los Estados Unidos una gran frontera de más de 3,000 Km, así como acuerdos en materia de telecomunicaciones y de seguridad en la región. Ambos países han firmado un memorándum de entendimiento para coordinar las políticas en estas materias.

De la misma forma en que lo hizo Canadá, México debió analizar con cuidado todos los aspectos técnicos, incluido el relativo a la seguridad regional, antes de adoptar el estándar asiático, toda vez que el uso de tecnologías divergentes puede ocasionar interferencias perjudiciales a lo largo de toda nuestra frontera común.

Para cuando empiece a operar nuestra red de banda ancha en las frecuencias de 700 MHz y Tijuana y San Diego empiecen a tener problemas, seguramente Mony de Swaan estará fuera del gobierno, pero su peculiar estilo y arbitrariedad seguirá dándonos dolores de cabeza. Que no diga entonces que nadie lo advirtió.

Espero que el nuevo Instituto Federal de Telecomunicaciones revise seriamente el pronunciamiento en favor del estándar asiático, mismo que considero no fue analizado con los criterios técnicos, políticos y comerciales que el tema exige, y posteriormente se pronuncie por aquello que más beneficie a los intereses de México.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image