¿Y el gobierno que hará?

0

Javier Orozco/Milenio

En efecto, la reforma constitucional en telecomunicaciones y radiodifusión dejó por completo fuera al gobierno federal en lo que respecta a ser el órgano regulador del sector, es decir, quien vigilaba y sancionaba a los concesionarios y permisionarios. Se prefirió optar por el camino del órgano ciudadano y autónomo.

Si comparamos con la materia electoral, donde por completo el gobierno no participa en nada y todo está a cargo del IFE, en el campo de las telecomunicaciones y la radiodifusión al gobierno federal le quedaron tareas importantes, que quizá han pasado inadvertidas por la creación del Ifetel y su proceso de selección de comisionados.

Que, dicho sea de paso, hoy el Ejecutivo enviará la lista al Senado, y ya veremos los pesos y contrapesos entre poderes.

Es así que el texto de la reforma constitucional -hoy vigente- le dará al gobierno federal seis tareas básicas: el control de los medios públicos; la política de inclusión digital universal; las políticas de radiodifusión y telecomunicaciones del gobierno federal; garantizar el acceso a internet de banda ancha en edificios e instalaciones públicas; la instalación de una red pública compartida de telecomunicaciones y, mediante el Plan Nacional de Desarrollo (PND) establecer programas para el sector.

Sobre este último punto, está alcanzar la cobertura universal; un programa de trabajo para la televisión digital terrestre y un programa nacional de espectro radioeléctrico. Pero aquí viene lo interesante, en donde el Ejecutivo Federal establece, en dichos temas políticos en materia del sector en el PND y sus programas, cabe remarcar la obligación que la propia reforma le da a Ifetel de “realizar las acciones necesarias para contribuir con los objetivos y metas fijados en el Plan Nacional de Desarrollo y demás instrumentos programáticos…”, es decir, queda subordinado a lo que el Ejecutivo establezca en su plan y programas en el sector.

Lo anterior me permite sostener que el gobierno federal logró cuatro puntos clave con la reforma: seguir controlando parte de este sector; terminar con la doble ventanilla; la oportunidad de reinventar los medios públicos, y que el Ifetel atienda sus políticas, y vaya en qué temas: TDT y espectro.

-0-

 

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image

Especialista en Telecomunicaciones y Radiodifusión